Piel tirante, ¡qué incomodidad!

La tirantez se produce por la sequedad. Se trata de una molestia que sentimos al movernos, al moverse cada una de las células que componen el tejido de la zona tirante de nuestra piel. Vamos, estamos que podemos encendernos una cerilla en ella. Es importante que salgamos cuanto antes de este estado.

El menor movimiento provoca malas sensaciones, sensación de tirantez, esa incomodidad e incluso repelús. Podemos notar que nuestro cuerpo no nos pertenece. Esta sensación se manifiesta de forma muy acusada al salir del agua de mar o al salir de una piscina con mucho cloro o simplemente, al salir de la ducha. Lo más probable es que no te guste permanecer así durante mucho tiempo, así que urge hidratarse, solamente aquellas zonas afectadas y siguiendo las normas del buen uso de la crema hidratante, ya que, no vaya ser que por el pánico nos empapucemos de crema a lo loco como hacía yo algunas veces, que luego hasta se me pegaba la ropa. Ahora, que hidratado estaba y por fin podía respirar a gusto.

Recuerdo que a mis padres les he llegado a dar bastante la lata con lo de la tirantez. Maldita repelús. Durante mucho tiempo no he podido tocar el agua sin tener a mano mi crema hidratante. Eso, sin contar que si se trataba de sal o de cloro, era crucial tener una ducha cerca. Y cuantas más heridas tuviera peor. No ha sido hasta hace pocos años que por fin he podido ir a donde me diera la gana sin una crema y sin ducha y poder sobrevivir a la tirantez. No se cómo, pero mi piel ha cambiado conmigo estos últimos años. Supongo que hemos mejorado juntos, en armonía (dicen que cuando las cosas van bien es más fácil que otras se sumen).

Por otro lado, fruto de la tirantez y también por la sequedad por frío o viento (son distintas sensaciones) pueden surgir las roturas o grietas. Esto es más fácil si ya tenemos heridas, porque se abren todavía más. Cualquier zona de nuestra piel que se estire en estado de tirantez no se dará de sí como si fuera una goma, como cuando la tenemos hidratada, sino que si hay algún sitio por donde se pueda romper, lo hará. Con hidratación evitaremos agravios innecesarios.

Es muy importante no mantener contacto de una piel tirante con otro para evitar que se repitan las sensaciones de incomodidad. Y por supuesto, rascarse en ese estado de sensibilidad puede ser muy dañino. Recuerdo que volviendo de una famosa playa de Cádiz a la que mis padres se empeñaros en ir, que no tenía ducha (y yo no tenía crema) tuve que soportar un horroroso viaje de sequedad extrema en coche, con esas horripilantes sensaciones que la rugosa tela del coche me provocaba (esta tela en la que se te enganchan las uñas si las tienes rotas). Buaaah, lo recuerdo como si fuera ayer. La cosa fue peor porque encima me había quemado las piernas pero bien, así que ese y el siguiente fueron dos días para cogerlos con pinzas. Eso sí, las vacaciones por tierras andaluzas merecieron la pena.

2 pensamientos en “Piel tirante, ¡qué incomodidad!

  1. jjajajj… qué gracia me hace, parece que lo he estado escribiendo yo!
    La tirantez es lo peor… Aunque prefiero tener tirantez (sequedad) a eczemas enrojecidos por muy hidratados que estén (que no suele ser el caso, pero a veces la piel se te inflama en una zona liquenificada y que no está reseca, sino que más bien inclucso supura…).

    Justo ahora me he dado bien de agua fría en las piernas y los pies, que las tengo fatal. Llenas de heridas, y las rodillas me arden, como si tuvieran fiebre (y si no están hidratadas se me arrugan mucho al ponerme de pie). Así que el agua fría me viene genial, aunque se calienta rápido, de tanto calor que desprenden! Las estoy dejando secarse al aire y ya noto tirantez, pero quiero que cicatricen algunas heridas un poco, y en un rato me echaré crema hidratante (yo uso la de atópicas de Mercadona, que de momento mal no me hace, de hecho suele escocer un poco pero te reestrucutra un poco todo al rato). Y acabo de comprar un gel nuevo, para probar… Es de estos de Lutsine – Xeramance, sin jabón y emoliente, para pieles secas y atópicas, que me han dicho en las farmacias que para los niños que tienen la piel así les va bien. Claro que, qué te van a decir en las farmacias… muchas veces son peores que los médicos: intentan venderte lo que sea. A veces lo hacen con buena intención, y otras no tienen ni idea de lo que estás pasando.

    Recuerdo haber ido una vez que estaba un poco mal de los brazos a una farmacia, desesperado, y les enseñé los brazos: lo fliparon en colores, y en seguida se pusieron a recomendarme cosas: que si homeopatía, que si la dieta, que si este gel puede ser bueno… Y yo que me enrollo como las persianas, pues hablando con ellas a ver si encontrábamos algo… Lo que me llevé no me hizo mucho xD pero bueno, el rato de desahogo no te lo quita nadie y de paso haces ver a la gente esto.

    Voy a echar un vistazo al tema de las dietas, creo que puede ser importante, porque todo el mundo insiste, y tú el primero, así que a ver…

    Un saludo! 😉 (a ver si te mando fotillos, que no tengo tiempo!)

    • Estoy muy de acuerdo con tu primer párrafo, ¡como si lo hubiera escrito yo! 🙂 Lo del agua fría lo he hecho cuando me ha picado y/o ardido tanto que estaba al límite y ya no sabía que hacer y la verdad es que en ese estado me calmaba bastante. Es como “vale, empiezo de 0”.

      Siempre es bueno escuchar las recomendaciones de los demás y luego sacar tus propias conclusiones y además, sí que ayuda abrir tu mente y tu corazón.

      Un saludo

Los comentarios están cerrados.