Mi experiencia en la ducha

En mi caso, más que por estar limpio me he duchado por obligación y por cuidarme la piel. De verdad, en ni un sólo momento de mi infancia he disfrutado de una ducha. Cada vez que tenía que hacerlo suponía una nueva lucha. Claro, como estaba lleno de heridas y la piel extremadamente débil, cualquier contacto con el agua era un horror. Y más aun, después mis padres me envolvían en crema, de arriba a abajo: una sensación de potingue nada recomendable y con la crema que a ellos les harían recomendado o recetado. Total, que recuerdo como salía corriendo por la cara después de hidratado, porque quería secarme cuanto antes y no paraba de bailar y de hace el tonto como si fuera una pelota de tenis incandescente, de un lado a otro de la cara, entre un divertimento y una lucha por pasar el trago cuanto antes. Tenía tanta crema que la ropa se me pegaba a la piel. Por si todo esto fuera poco, como tampoco me cortaba las uñas a menudo porque me daba repelús, también aprovechaban y lo hacían después de la ducha. Un suplicio.

Lamentablemente todo esto era difícilmente evitable, a no ser que alguien hubiera estado ahí para contar su experiencia lidiando con estos problemas tan cotidianos. Desde muy pequeños se nos baña o ducha y enseguida se convierte en algo que hay que hacer frecuentemente. Yo nunca he soportado lavarme con la frecuencia comúnmente aceptada por la sociedad, lo normal, no porque fuera menos limpio, o porque no me gustara sino porque no había manera de disfrutarla. Mi familia ha bromeado mucho (de buenas) con que yo no necesito ducharme mucho, pero nada más lejos de la realidad: en cuanto me di cuenta (que no fue así lo menos hasta los 15 o 16) dejé las ducha a 2 semanas (luego a 1), sin descuidar la higiene más personal y la higiene del pelo. En mi caso, es que sin hacer ejercicio no sudo mucho y tampoco huelo mucho, por lo que durante una temporada fue muy suficiente aquella medida y lavándome el pelo para que no pareciera un guarro y ningún niño pudiera reírse de mí, que lo hacían, ya que yo mismo escuchaba con gente de mi alrededor de reían de otros. Sí, siempre pensando en que nadie encontrara un motivo más para meterse contigo.

“Vistos los errores” lo que os recomiendo es que vayáis a la ducha con ganas, por que os lo pide vuestro cuerpo, porque lo deseáis, porque tenéis que impedir que la dermatitis tome el control de esta cotidiana tarea. No dejes que te marque el ritmo ni la dermatitis ni la sociedad, de otra forma no conseguirás sentirte bien contigo mismo y respetar a tu piel. Puedes seguir aseando las pequeñas zonas que lo requieran, como las axilas y el pelo, con una toalla, agua y jabón, con toallitas de estas de los bebés, hay muchas alternativas.

El problema de la ducha es que cuanto peor estés peor lo pasas, pero te sienta. Por lo que se nota mucho cuando tienes menos heridas, menos eccemas y menos picor. Esta necesaria mejora constituye un cambio progresivo que puede que te haga darte cuenta un día, como me pasó a mí, de que ya no te da tanto repelús ducharte ni te supone tanto esfuerzo, sino que está empezando a ser algo llevadero, a lo que le estás cogiendo el gusto y que te atreves a reducir el tiempo entre ducha y ducha. Al final, cando he tenido controlada la enfermedad he logrado perder totalmente todos los peros que tenía contra la ducha: ahora me puedo duchar cuando quiera, donde quiera, sin cremas cerca, cuantas veces quieras. Con esto quiero decirtos que la superación existe, y aunque el proceso puede diferir mucho de un caso a otro, hay que recorrer ese camino propio que tenemos cada uno para encontrarla.

10 pensamientos en “Mi experiencia en la ducha

  1. amigo, disculpe que cambie de tema al relacionado en el titulo, mi esposa tiene algo asi como lo del DA, se le presenta en los dedos de las manos, primero empezo con uno, despues todos los dedos de la mano y ya se la ha pasado ambas manos, que podria recomendarle para que no se le extienda mas.

  2. Hola martin,

    No te preocupes. Para empezar debe lavárselas, tal y como relato en el tema de “lavándose las manos” (puedes encontrarlo en entradas recientes) pero mucho más (7 o más veces, las que hagan falta), de forma que se reduzcan las posibilidades de que las heridas se le infecten, entre otras cosas. Después (tras el lavado, y habitualmente) que se las hidrate muy poco para que las heridas se sequen y cierren antes.
    Que bajo ningún concepto se rasque, y si tiene burbujas, especialmente en los laterales de los dedos, todavía hay que tener mucho más cuidado, que no se las toque. Para curarlo, que se ponga alcohol todos los días, por la mañana y por la noche, que le escueza. Eso también hará que deje de extenderse.

    Como sabrás, en la dermatitis influyen muchos factores, desde tener las uñas cortas hasta la alimentación, entonces, si crees que tu esposa podría adquirir mejores hábitos, que lo intente y seguro que obtiene recompensa, y además una recompensa visible.

    Vuelve para contar su evolución, pasada al menos una semana.
    Un saludo

    • Gracias por toda tu aportación y por responder al mas tiempo posible a las personas amigo,muchas gracias,y me alegra muchisimo haber encontrado este lugar tan actual y sobretodo q,la gente q,escribe estan tan preocupados como yo de cómo ésta el hijo y cómo se siente..ya escribire la carta,ahora estoy con mucha tencion,grande abrazo ala distancia y muchas bendiiciones para ti y familia.

      • Gracias a ti Ysabeth, escríbe si quieres y cuando quieras, ¡no tengas prisa! Estoy muy contento de que esta iniciativa esté teniendo tan buena acogida. Cada comentario nuevo que leo me da nuevas ideas para escribir más temas y mejor.

        Un abrazo!

  3. Muy buenas otra vez! Ya sé que no eres médico ni nada, es más, me veo muy identificado en muchas de las cosas que haces: la DA hace que tu vida sea un auténtico ritual…está claro!

    Yo con la ducha no suelo tener problemas, y es más, para mí constituye un proceso de renovación. Lo necesito, es como que empiezo de cero, y si me ducho, siento que la piel la tengo sucia o infectada… El caos es uqe me suelo duchar todos los días, con mucha hidratación posterior, eso sí, y con cuidados, pomadas, y lo que haga falta (para nosotros “ducharse” no es sólo ducharse…).

    Lo que quería comentar contigo es que, excepto cuando hace calor, que el agua fría me encanta, el resto del año el agua caliente lo adoro… Pero no caliente… ARDIENDO! Y lo peor es que no me da sensación de ardor, de quemarme, sino que me produce una sensación de “rascado indirecto” que es realmente placentera… Es una sensación increíble, sobre todo en las zonas que tengo con más heridas o un poco más irritadas.

    Obviamente, considero que esto no debe ser muy bueno, aunque tampoco es que me solucione nada no hacerlo. Todo el mundo coincide en que nos duchemos con agua templada o no muy caliente, porque irrita más y reseca más, pero es tal la sensación…. Querría saber tu opinión sobre esto.

    Saludos!

  4. Hola! Acabo de terminar de rehacer el tema de la ducha (además lo he partido en dos porque me he extendido muchísimo). Nada de copia y pega, lo he empezado desde cero. Todavía me quedan por renovar 6 o 7 temas más (son los que están al final del glosario y los que no tienen imágenes). Te recomiendo que le vuelvas a echar un vistazo rápido.

    En verano también me sienta bien el agua fría, casi helada, como la de las duchas de las playas. No hay ningún problema, de hecho, lo raro es conseguir que tu piel responda bien a eso. Así que si responde bien es que el tema de la ducha lo llevas bastante bien, tal y como dices.

    Lo del agua ardiendo también lo hice, y lo del picado indirecto. Pienso que sí que te irrita porque te “quema”. Estoy haciendo memoria de aquellas sensaciones. Creo que fue por entonces cuando empezaba a mejorar en la ducha, ya que antes no podía ni disfrutar. El picado indirecto es un paso previo a la mejoría. Estás luchando contra tu piel, de alguna forma quieres acabar con ella porque la estás intentado “abrasar”, y evitas a toda costa usar las manos para rascarte. Has descubierto el rascado indirecto. Empiezas a soportar el picor, y el siguiente paso será ignorarlo, cada vez más. Buah, ya me has dado cancha para un nuevo tema.

    Volviendo al tema. Recomiendan agua templada y no caliente (creo) porque sino se eliminan demasiadas capas naturales defensa de la piel, creo que de grasa. El caso es que mira, si te va bien y te causa un placer, y un disfrute que hace que la ducha no sea un sufrimiento, adelante. Si tu estás llevando esto cada vez mejor así, adelante. Que luego te tengas que hidratar más o menos en realidad poco importa y simplemente variará depende de esa temperatura y del rato que estés (ahora, que no te recomendaría hidratarte entero, para que las heridas se cierren, por eso también no es malo el agua caliente, ya que contribuye al secado). Te animo a que te vuelvas a leer el tema, ya que cuando lo hice por primera vez el 1 de marzo, tenía bastante menos experiencia plasmando mis pensamientos al papel.

    Un saludo, sigue preocupándote por los pequeños detalles para mejorar 🙂

  5. Estimado amigo:
    Mi DA está felizmente localizada en forma crónica en la parte inferior del brazo derecho y en el muslo de la pierna izquierda, Soy alergico a los corticoides y por lo tanto cada vez que sufro el ataque más intenso de la DA solo me aplico crema hidratante. Te formulo las siguientes preguntas; Además de la Aloe Vera, cual otro tópico con hierbas es positivo? y la segunda: tengo planeado ir a baños termales, agravan o mejoran la piel afectada?

    Te dejo un abrazo y te felicito por esta excelente página.

    Eduardo

    • Hola Eduardo,
      Aunque no fueras alérgico a los corticoides no te los recomendaría.
      Yo no me hidrataría tanto cuanto tuviera un brote, ya que al tener las heridas secas se cicatrizan antes. En su lugar me echaría un poco de alcohol allá donde me fuera a escocer y me hidrataría sólo cuando notase la piel molesta o tirante, momentos que tu debes saber percibir.
      He oído hablar bien de la Rosa de Mosqueta, de la Rosa damascena y de la Rosa canina.

      En los baños termales, el agua no tiene por qué afectarte si no lleva ningún producto que te pueda perjudicar. Podrías sentirte débil por no estar en tu casa con tus cosas en tu intimidad pero por otro lado las ganas de ir y la experiencia quizá te auto obligue a estar bien para disfrutar el momento..Depende de lo que pienses y de cómo respondas al agua (yo no me privaría de probar). Aun así, llévate lo que suelas usar en casa, la crema hidratante…

      Espero que te sirva de ayuda y que mejores. Muchas gracias.

  6. Hola …he leído tus comentarios y me parecen muy acertados. Por honestos. Entendiendo que cada quien es un mundo. Me ha llamado poderosamente la atención el asunto de la ducha. Por que para mi ha sido en el pasado un suplicio. Es decir: terminar con la sensación de papel arrugado. Con la piel tirante y maltratada es muy incómodo. La verdad también he espaciado la ducha. Por que la sensación de sufrimiento era muy marcada. Encontrar ese balance entre higiene y bienestar es todo un aprendizaje.Por que a veces ni los médicos te guían lo suficiente en estas áreas tan específicas.Esa conversación de piel a razón, no siempre es clara. A veces toma años. Mil gracias por tus comentarios.

    • Muchas gracias Miguel. Sin duda comparto tu opinión a cerca de la dificultades de los profesionales para orientar sobre áreas tan específicas, y es que la dermatitis casi podría decirse que afecta a cada detalle de nuestra vida, por lo que los pacientes mismos nos convertimos en grandes experimentados en estos detalle al cabo del tiempo, logrando un dominio de otra forma difícilmente accesible (como por ejemplo, esa conversación de piel a razón de la que hablabas, que puede tomar años).

Los comentarios están cerrados.