Tener las uñas cortas es fundamental

Tenerlas siempre cortas llega a constituir un valioso dispositivo de seguridad que salta cada vez que caemos en la tentación de rascarnos. Un día cualquiera te las has cortado, entonces te pica y cuando vas a echar mano te das cuenta de que es inútil, que no vas a conseguir rascarte: entonces llegas a la conclusión de que lo más fácil es desistir. Como el picor es muy rebelde puede que idees otras formas de rascarte, como frotándote con ropa o con las piernas pero, no es lo mismo. Todo lo que no sea rascarse con las manos se hace demasiado pesado y cansado. Como tienes picor pero ya no puedes responder, sin darte cuenta ya has comenzado inconscientemente un ejercicio mental que mejora tu control sobre la enfermedad en lo que a soportar el picor se refiere. Aprenderás a aguantarte, y el siguiente paso, quizá no mucho más lejos, será el de ignorar el picor. Es posible que antes de eso descubras el rascado indirecto. El rascado indirecto consiste en que descubres métodos para aliviare el picor o para transformarlo en otras sensaciones, de forma que no causa estragos en tu piel como lo hacen las uñas o el frotar. Por ejemplo, el agua ardiendo en la ducha y el alcohol.

Tenerlas cortas es vital porque ello nos impide poder responder a las provocaciones de nuestra piel. A menudo nos hemos podido ver atrapados en un círculo en que teníamos una heridas y cuando dejábamos de tenerlas aparecían en otro lugar y así en un no acabar nunca. Esto es porque lo seguimos permitiendo, pero con las uñas cortas vamos a hacer una franja en el camino, un corta-fuegos, que va a hacer el fuego deje de extenderse y de reaparecer una y otra vez por nuestro cuerpo. Las uñas largas además presentan algunos inconvenientes, como son el hecho de que son más propensas a romperse, a deteriorarse y a ensuciarse. Recuerdo que cuando era pequeño una uña rota que se me podía enganchar en cualquier lugar era un repelús constante, sobre todo si efectivamente se me acababa enganchando. Con las uñas cortas, todo son ventajas.