Testimonio #2

Me parece increíble la ayuda que nos brindas. Dios te bendiga.

Como mamá de un niño con D.A. a veces estoy muy lejos de comprender la lucha diaria que emprende mi hijo en tareas tan fáciles como dormir o en el simple hecho de jugar y todo lo que ello conlleva, como el sudor que se crea que a veces le acarrea crisis super fuertes. Yo sé que esta enfermedad no matará a mi hijo pero es sumamente cruel y engañosa. Hay momentos que mi niño se levanta con la piel hermosa pero hay otros dias que a mí simplemente no me da ganas ni siquieram der ver el cuerpo de mi hijo, pero se lo mucho que me necesita, que solamente Dios me puede dar esas fuerzas que tanto me faltan.

Me encanta sitios como estos que nos pueden ir guiando en este duro camino. Como única experiencia yo les puedo contar que a mi hijo le hemos suspendido todo tipo de medicina tradicional. Para mi son los seres más inconscientes, ¿cómo a una criatura de cuatro años le pueden recetar ciclosporina? Medicamentos tan fuertes que son capaces de dañar los riñones y a pesar de que lo preguntas te lo recetan con tanta tranquilidad como crueldad diciéndote “así mismo es”. Hemos intentado con medicina natural durante meses, meses que no le hemos puesto un solo gramo de corticoides. Somos conscientes de que son tratamientos que puede que nos lleven años pero con la mano de Dios esperamos que sea mas llevadero.

La hidratacion de mi hijo es solamente con aceite de oliva que es lo mejor que hay, no le arde y es muy barato. A veces nosotros esperamos cambios inmediatos pero es necesario comprender y hacer que los demás sean conscientes de que en ningún lado existe una cura mágica, en ropa, cremas, jarabes… esto es un tratamiento largo conjuntamente llevado por padres, médicos y sin duda alguna la dieta, además de por todas las personas que los rodean. Yo particularmente confio en la medicina natural. Espero no haberlos cansado y roguemos a Dios porque nunca nos falten las fuerzas para continuar aguantando la cruz de la D.A.

[Exclusivo para el blog] [Adaptación del original] [Puede que el autor no conteste a los comentarios]

2 pensamientos en “Testimonio #2

  1. Hola Mónica! Quiero que sepas que vas por muy buen camino si ya de pequeño a tu hijo le tratas con cosas naturales y luchas con él (o más bien por él) para que salga adelante a pesar de su DA.

    La verdad es que me has dejado flipando al ver lo de que le tratan con ciclosporina… Normalmente esto se les da a los adultos, ya que son inmunomoduladores, como el Metotrexato (que es lo que he usado yo durante casi un año, con resultados los 5 primeros meses solamente…). A mí no me han dado ciclosporina porque no tenía el cuerpo predipuesto para ello (tenía bajo no sé qué). Hay mucha gente que usando esto, con psoriasis, lo ha tenido controlado y bien, y sin demasiados efectos secundarios. Pero son adultos. Y aun así, aunque controlado no suele ser excesivamente dañino, a largo plazo estas sustancias no dejan de ser tóxicas. Provocan náuseas, y daños al estómago y al riñón…

    Hiciste bien en informarte y negarte a darle ciclosporina. Sobre todo porque es muy duro ver a tu hijo así de mal y no poder darle una solución rápida, como lo es eso. Si yo con 23 años soy joven para estar metiéndome tantas cosas, un niño pequeño aún más. Ojalá que remita un poco, pero ante todo mucha paciencia, y mucho ánimo desde aquí!! Tu labor como madre es muy importante para que tu hijo no se sienta luego rechazado por la dermatitis: tienes que ayudarle a conocer su enfermedad, conocerla con él hasta que él ya tenga autonomía para sobrellevarla solo, y darle todo tu cariño y comprensión, que como madre seguro que no te falta.

    Te deseo lo mejor para ti y para tu hijo!

  2. Hola Mónica.
    Quiero decirte que seguramente estás haciendo un buen trabajo con tu hijo, yo pasé episodios muy fuertes con DA cuando tenía 7 años y quizá la parte más importante en mi tratamiento fue, sin duda, la participación de mi mamá en ello. Se desvelaba conmigo cuando no podía dormir por la comezón, me bañaba primero echándome agua tibia encima de la ropa, porque yo tenía heridas sangrantes que hacían que la ropa se añadiera a mi cuerpo y ella pasaba el tiempo necsario en el baño conmigo para poder desprenderla con el menor dolor posible… Cuando comencé una dieta desintoxicante, ella preparaba todos mis alimentos especiales y diferentes al resto de mi familia, trabajo doble para ella y en general trataba de animarme porque por la misma DA caí en una depresión y no quería ni salir a jugar como los demás niños… En fin, creo que se pasa por muchos obstáculos en la vida y la DA es uno de ellos para los que la padecen y para los seres más cercanos.
    Yo creo que no hay nada como tu amor para ayudar a tu hijo, quien seguramente mejorará con el tratamiento naturista, que bueno que te informas y que bueno que no permitas que le den medicamentos tan fuertes que a la larga producen otros daños. Sin duda, Dios te seguirá ayudando para que saques adelante a tu hijo.
    Cordialmente, Sandy!

Los comentarios están cerrados.