El control del placer por la comida

¿Cuántas veces habremos comido algo que no debíamos? Como si se tratara del fruto prohibido, sabemos que hacerlo tendrá sus consecuencias y a pesar de todo nos arriesgamos. Desde luego, si tenemos la casa llena de tentaciones será fácil que seamos su presa. Es como si pasaras por un bosque plagado de trampas, que vas a acabar metiendo el pie en una u otra. La cosa está en que de toda la vida mis abuelos y mi familia me han comprado y preparado comida que me ha empeorado mucho. No es cuestión de reprochar, sino de concienciar que es muy importante que no sólo el afectado tiene que saber lo que puede y lo que no puede hacer, especialmente cuando se trata de un niño que depende de los conocimientos de los de su alrededor. Recuerdo que mi abuela siempre estaba comprándome chocolate. Por aquí, por allá, por cualquier lado de la casa había chocolate, ya fueran tabletas, Kinder, Phoskitos, Oreo y todo tipo de bollería. Así era muy difícil resistirse y encima, yo no tenía ni idea de lo malo que podía llegar a ser, pero si estaba en casa es que no pasaba nada, ¿o sí?

Hoy en día todos en la familia por fin hemos adquirido unos hábitos alimenticios mucho mejores con el objetivo de cuidarnos más, estar más vitales y mantener el tipo. Las comidas son más sanas y hacemos unevas recetas muy ricas (pronto postearé alguna) y compramos alimentos mas sanos, naturales, artesanales, biológicos y miramos las tablas de valores nutricionales y los ingredientes. Por ejemplo, mi hermana ya no toma ni mantequilla ni mermelada, todos tomamos chcolate negro, ya no se compran patatas fritas de bolsa ni bollería, mis padres se han pasado a los cereales, el arroz, las sopas calabaza y puerro y el huevo frito con arroz alguna noche.

Mi madre (que es quien suele cocinar) cocina al medio día para todos mientras que por la noche cada uno se hace lo que le apetece. Así, al medio día normalente puedo comer lo que ella prepara sin tener que preocuparme por cocinarme algo especial (a veces le pido que me separe a mí mi parte antes de echar salsas o ingredientes que no quiero) aunque algunos días sí que lo hago. Aun así, en el día a día sufro tentaciones cuando veo algunos embutidos que me gustan, cuando quiero comer más queso, cuando veo a mi hermana coger el chocolate, cuando se sacan las pastas especiales rellenas de chocolate de la feria, cuando sacan el helado que precisamente no es muy bueno pero si que sabe muy rico. Hay tentaciones por todos lados aunque yo no las quiera, principalmente porque no vivo sólo, pero debo adaptarme y mostrarme impasible ante ellas. Ese placer no merece la pena.

Las tentaciones alimentarias existen y estarán ahí para hacernos caer en la trampa. No te voy a decir que no te des nunca un capricho, pero te pido que si lo haces lo hagas con moderación, sabiendo donde están tus límites y por supuesto, siendo conscientes de que si estás mal hacerlo no es nada recomendable. Por eso, familias, os animo a que os unáis a la fuerza de voluntad de los afectados para adquirir mejores hábitos en la comida y en la compra para que todos en general funcionemos mucho mejor. ¡No hagas como Blancanieves que mira que caro lo pagó!

3 pensamientos en “El control del placer por la comida

  1. Me levanto y me encuentro en la cocina un plato repleto de deliciosas torrijas, ¿por qué me hacéis esto?

    • Eso no se hace!! jejejejj Por cierto, quería comentarte que he probado lo del alcohol en algunas zonas pequeñas: el escozor dura unos 5 segundos, y es horrible xD pero lo cierto es que la sensación de picor se desvanece un tiempo…! No sé si será demasiado malo usarlo. Supongo que no, si tú lo usas habitualmente.

      Quería compartir, por otra parte, que voy a hacerme el Test Alcat, que es el famoso test de tolerancia alimenticia y demás, que aunque suele ser bastante caro, parece que da bastante en el clavo, y a base de reducir ciertos alimentos que tu cuerpo no tolera bien, cosas como la dermatitis suelen reducirse hasta un 50%. Como Javier anima por aquí a cambiar la alimentación que nos sienta mejor o peor, creo que puede ser interesante, ya que no deja de ser una dieta más.

      Al fin y al cabo, creo que todo se reduce a que cuando uno está mal por dentro, se refleja en la enfermedad crónica que padece, o en la parte más débil. Hay quien tiene mal el estómago, y con el estrés o con una mala alimentación, se le refleja ahí. En el caso de los atópicos, se nos refleja en malestar de la piel. Si lo hago, va a ser un poco duro el tema de las dietas, y controlar lo que comes, especialmente al salir por ahí… eso me da un poco de miedo, pero quiero probar, estoy dispuesto a lo que sea si me mejora… Si alguno/a conoce algo sobre esto le agradecería algún consejo, más que para si hacerlo o no, para la fuerza de voluntad, la organización, etc…

      Os dejo este link de una clínica en la que leí sobre este tema, aparte de otras webs en las que busqué. Aquí es MUY caro, pero la información es gratis jejejje, por si a alguno le interesa.
      http://www.testalcat.es/12_test_alcat_dermatitis.htm

      Un saludo!

      Atópicos Power!! xD

      • Como digo en el tema del alcohol, en internet he leído que retrasaba en cicatrizamiento y que irritaba la piel. Sinceramente, a mí me hace mucho más beneficio que mal, y más que quitarme el picor, me quita la incomodidad, hace que no parezca que tengo una herida, por lo que no me rasco ni se que la llevo ahí. La próxima vez que la toco suele ser para comprobar que está casi cerrada. Sí que escuece mucho, pero es lo que decía, yo prefiero dolor a picor o incomodidad. Ahora, yo llevo 4 años usándolo, que es cuando dejé la cortisona por el alcohol y ni tengo la piel más seca, ni las heridas me han tardado nunca en cicratizar, sino todo lo contrario, al tenerlas secas es más rápido. Tu mismo saca tus propias conclusiones, como digo con todo 🙂

        Sería de incalculable valor poder contar con que nos relatases tu experiencia cuando te metas en el proceso, en algún artículo :), si tu quieres. Aunque antes de decidirte del todo te animaría a que mejoraras tus hábitos alimenticios por tu cuenta en lo más básico o sencillo, si todavía no lo has hecho (date algo más de tiempo). ¿Cuánto vale? (que no lo veo).

        Saludos!

Los comentarios están cerrados.