El placer y el peligro de rascarse

Yo no quería rascarme. No quería, pero lo hacía, aunque cada vez menos porque esa resistencia que oponía cada vez que me picaba me iba entrenando en el arte del pasar de la dermatitis, de ignorar el picor. Sin embargo todavía era débil para rascarme. Sabia cómo acababan las cosas si usaba las manos, las uñas, así que intentaba buscar otras maneras de aliviar el picor.

¿Y por qué quería rascarme? Porque el hacerlo me daba una sensación muy placentera. Cuando era más niño no podía parar. Cuando veía lo que me había echo sólo podía lamentarme y esperar que no volviera a ocurrir. No lo podía controlar. Conforme pasaron los años me daba tanto apuro que al verme lo que me había hecho se me iban quitando las ganas de rascarme; lo empezaba a controlar. El problema vino después otra vez, ya en el final de la pubertad, con la aparición de los brotes y el empeoramiento de la enfermedad en general por las noches. En ese periodo intentaba no rascarme usando directamente las manos. De esta manera intentaba con lo que se me ocurría reducir el picor. Soplando, batiendo una revista, jugando (buscando distracciones como pudiera), usando agua muy caliente. También intentaba rascarme la zona estirando las zonas de piel de alrededor, de forma que no tocaba la zona afectada y el propio movimiento me daba ese placer en respuesta al picor. Quizá, si no existiera ese placer, sería más sencillo no rascarse, pero es que es como que “que me pique me pone super nervioso y que me rasque todo lo contrario, me deja totalmente en paz”, aunque claro las consecuencias eran peores porque los eccemas, sarpullidos, prurito, granitos pasaban a ser heridas serias. Todo esto que hice fue una especie de entrenamiento de resistencia al picor, en busca de otras formas de conseguir el mismo placer que rascarme me profería, pero sin causarme daños.

De forma más eficaz probé el agua fría, en momentos en los que llegaba al límite. Me picaba tanto que tenía que recurrir a algo que cortara por lo sano ese no parar. Ya había empezado a destrozarme y entonces en algún momento, no sé como, conseguía parar y me iba directo a meter las piernas al agua helada. Así empezaba de cero y normalmente el picor era mucho más débil y con alguna distracción más lograba un rato de tregua. Supongo que eran días en los que se me juntaría un poco de todo como mala alimentación y sudar, y luego las uñas largas hacían el resto (que por entonces no me las cortaba como ahora). En las mismas circunstancias con las uñas cortas, por mucho que me rascase no me habría causado ni la mitad de daños, por eso son tan importantes. Aunque había zonas como las palmas de las manos o las muñecas que eran muy fáciles de frotar, con toda la fuerza que eres capaz de hacer ahí, y eso era muy difícil de parar.

Hoy en día sabéis que uso el alcohol. En realidad no lo uso para quitarme el picor, sino para no sentir la molestia que me dan las heridas, especialmente al levantarme. El caso es que aunque escuece mucho y da dolor, siento que no sólo escuece, sino que es una sensación que viene mezclada con un placer similar al que el picor me daba al rascarme.

Pienso que siempre que me ha picado y me he rascado, no sólo lo he hecho porque deseaba que dejara de picarme, sino para obtener ese alivio que venía del placer. Suena muy raro, pero todavía hoy en día que ya puedo resistirme al picor casi siempre, me sigue gustando rascarme, un poquitín muy poco, por esa sensación.

11 pensamientos en “El placer y el peligro de rascarse

  1. Puede que por las características de tu piel no te siente bien, aparte de que personalmente no te guste que te arda. Ciertamente si que escuece, arde o quema, como lo sienta cada uno. Hay quienes nunca se echarían alcohol en una herida pero a mí me funciona y no puedo hacer otra cosa que hacer llegar esa experiencia.
    Un saludo y mejoráte! Proto publicaré tu carta! 🙂

  2. Yo ya sabes, el agua ardiendo es mi perdición… No sé hasta qué punto es bueno o malo. Digo yo que es más bien contraproducente, puesto que irrita y te seca mucho más la piel después. Por otra parte es bueno porque te abre los poros y te depura un poco.

    Desgraciadamente yo cada mañana no puedo evitar terminar usando agua ardiendo… es una sensación muy placentera, es como una droga xD Pero estoy intentando quitármela, porque además luego sales con un sofoco que te asfixias…

    Yo también froto para rascarme, o me rasco con las uñas pero en dirección contraria, que arranca menos piel. Lo que también alivia es darse como masajes o hacer el “balú” que me dicen mis amigos, sobre todo con la espalda…

    El alcohol escuece bastante y a veces reseca, depende de la piel de cada uno. Yo lo usé hace poco para unas zonas que me picaban mucho, y la verdad es que me dejaron de picar un buen rato

  3. Hola soy Natalia, y encontre tu blog al que pienso leer detenidamente. Mi hija tiene dermatitis desde los 2 años y luchamos año a año. Tu experiencia me ayuda mucho y sé también que cada caso es diferente, que lo que a una persona le calma a otro le reaviva el picazón o el ardor.
    Bueno, un saludo y ya comentare a medida que vaya leyendo tu blog.

  4. Hola, he encontrado tu blog tras “sufrir” la dichosa dermatitis o alergia ( porque cada medico me dice una cosa) y ahora estoy con un brote que me desesperooooooo.
    He tomado cortisona , ciclosporina, antihitaminicos…….y sin contar las cantidades de variación de cremas que tengo en el baño y HOY estoy que me arranco la piel a bocados.Me he alegrado mucho de encontrate ya que leyendo por encima veo que existe alguien que tiene tambien mi problema y eso me anima.Voy a leerlo detenidamente e intentar primero subrir los animos y despues buscar o probar soluciones ( alcohol, cambio de comidas,….. ).
    Ya os contaré, gracias por estar ahi.
    Una desesperada.

  5. Para @alternative_javi. Hagas lo que hagas por ahora, lo que importa es que al final seas capaz de controlar el picor y controlarte tú solo. Por lo que, depender demasiado de una medida que va a ser temporal no te lo recomendaría.

    Para Natalia. Gracias por comentar. Siéntete libre de preguntar lo que quieras. Aquí todos aportamos una visión diferente que al final completa a toda una idea que termina por ayudarnos mutuamente. Espero que tu hija se mejore.
    Un saludo.

    Para cochiteja1. Sí, sube los ánimos cochiteja. La enfermedad te deja mal por fuera, pero si te mantienes fuerte por dentro, lo de fuera empieza a mejorar. No le des el gusto a la dermatitis de afectarte también por dentro. Aunque cada caso puede ser muy distinto, cada uno de nosotros compartimos la experiencia del mismo problema vivido de una forma distinta. Estoy seguro de que aquí podrás encontrar algo que te sirva en mayor o menor medida de utilidad. ¡Nos vemos!

  6. q tal yo les puedo recomendar unas pastillas que se llaman aviant d 5mg t tomas una en la mañ y una en la noche si es mucho la picazon stas t calman la picazon todo el dia pruebenlo.saludos.q se mjoren.

  7. Hola, me llamo David soy de México, yo llegue a este blog después de muchos años de haber sufrido por la supuesta dermatitis atopica, que pase por muchos doctores en diferentes ciudades y como fue desde pequeño este problema para mi era algo normal tenerlo y aceptar que ya estaba enfermo de por vida, pues no comprendía y no aceptaba que era mi escudo para muchas situaciones con las que crecí que me llegaron a causar miedo e inseguridad, ahora que tengo 24 años me atrevo apenas a contarlo, sin miedo y quitarme estas heridas que me he hecho a lo largo de la vida.

    • Enhorabuena por dar el paso. Te animo a que leas el blog y compartas tus dudas con todos los lectores, que han pasado o pasan por lo mismo que tu estás viviendo. Un saludo

  8. yo estoy desesperada y no me gusta la dermatologa que tengo ojala estuviera en Madrid que si tengo muy buenos dermatologos

  9. Hola Gina…en mi opinión personal si no estas cómoda con tu dermatóloga Gálvez seria bueno buscar a alguien mas…yo hace como 5 años llegue a una ciudad nueva y fui a dar con una dermatóloga que esperaba que por ser mujer seria mas sensible a la enfermedad pero para nada…hacia esas expresiones cuando me revisaba que solo me hacían sentir peor anímicamente y además me administro mal un médicamente y termine bastante mal…a raíz de esto fui a dar con otro medico que me ha tratado responsablemente y con mucho respeto y sinceridad lo que me da confianza y me hace sentir un poquito mejor. Saludos

Los comentarios están cerrados.