Testimonio #4

No recuerdo muy bien como empezó todo. Tenía como 12 o 13 años y estaba en secundaria. A mí todo me valía; a nada le daba importancia. En ese tiempo, la dermatitis empezó a afectarme detrás de las rodillas y en los pliegues de los brazos. Aunque yo no le daba importancia, mis padres empezaron a llevarme a dermatólogos. Mientras tanto mi piel iba empeorando…

Yo no seguía ningún tratamiento y siempre me decían “échate crema” y yo no les hacía ni caso. Siempre me he irritado con facilidad; toda esa situación terminó por hartarme y cuando me irrito me desespero y descargo todo en mi piel.  Conforme pasaba el tiempo empecé a entender que realmente necesitaba usar cremas. La primera que use fue Exomega.  La dermatóloga en ese tiempo me hizo un preparado que era cold cream con pétalos de rosa y aceite de almendras, pero me ardía, así que no lo volví a usar. También empezó a recetarme los típicos antihistamínicos que de nada sirven (Loratadina, Hidroxizina). Al final, estuve 3 años con esa dermatóloga pero nunca hubo mejorías. Pasé por todo (Ciclosporina, Adalimumab, Ketotifeno) y encima empecé a desarrollar principios de asma, con lo que también me recetaba Montelukazt.

Todo esto comenzaba a cansarme. Era todo un fastidio, así que cambiamos de dermatóloga, pero todo fue a peor. Me recetó Prednizona, la cuál no tomé como ella me dijo, sino la mitad. Mejoré unos cuantos días y después empeoré mucho más. Mis ánimos estaban por los suelos. Deje de creer en todo, hasta en lo más importante. Deje de creer en mí, me volví más negativa de lo que era, dejé de comer… antes pesaba como 85 kg y termine en 60 kg.

Regresamos con la dermatóloga del principio. Le comenté cómo me sentía. Un día que había peleado con mi madre, terminé yendo sola a la consulta. Me sentía libre, y le dije a la dermatóloga que yo ya no quería vivir, que para que seguir viviendo si no podía llevar una vida “normal”. Ella trató de calmarme, recuerdo que hasta me abrazó. Nunca se salía de su papel de “doctora” y ese día lo hizo.

Creo que a mí lo que más me afectaba era que mi madre ya se había cansado, al igual que yo. Muchas veces se desesperaba y yo terminaba peor, ¿pero cómo no se iba a desesperar? si yo vivía como un ser, todo el día dormida. Mi piel ya estaba muy afectada en brazos, piernas y abdomen, y la cara empezaba a ponérseme roja. Se me caía mucho la piel.

La dermatóloga, al no ver mejoría también se rindió y me mandó con otro dermatólogo que estaba a 7 horas de mi casa. Al llegar, este decidió internarme, ya que que según él yo me encontraba demasiado mal. Después descubrimos que mi Ig E estaba en 29.000, entonces comprendía la razón de tanta comezón. Estuve 5 días internada y me ponían inmunoglobulina intravenosa, la verdad ni recuerdo para qué, pero si hubo mejoría; aparte mi actitud había cambiado. Me había vuelto más tolerante y aprendí a cómo llevar las cosas. Cuando me dieron de alta, me recetaron Micofenolato y lo típico, antihistamínicos (que no llegué a volver a tomar). Después me mandaron a la consulta con una inmunóloga, la cual ahora considero mi amiga.

Donde vivo no se animaban a hacerme pruebas de alergia cutáneas, ya que la piel estaba muy lastimada, pero la inmunóloga buscó las partes de mi piel menos afectadas (la espada) y me hizó las pruebas ahí mismo. Salí alérgica a demasiadas cosas (lácteos, aguacate, soya, limón, naranja, plátano, trigo, camarón, ácaro y a unos cuantos árboles que no recuerdo). Me hicieron una vacuna para mis alergias (que por cierto es una lata estarse vacunando todos los lunes y jueve pero lo hago, ya que me mantengo digámoslo “estable”) y así estuve un tiempo bien, hasta que pasamos de Verano a Otoño.

Tuve otra “recaída”. Ni dormir podía. Tenía una depresión que no podía levantarme. Terminé yendo al psiquiatra, y todo porque mi madre le dijo a los doctores que yo me quería morir. En ese tiempo me dieron Tafil, Fluoxetina, Imipramina. Los tomé un tiempo, pero ni efecto me hacían y sentía que me deprimían más, así que los dejé.

Mi piel seguía afectada, pero yo tenía una actitud positiva y ganas de salir adelante. A veces no me podía ni reír, ni comer, porque no podía abrir la boca ya que se estiraba la piel y dolía. Encontré la crema que a mí me va mejor (Coldcream). Entonces la inmunóloga de Monterrey me mando a México porque quería que me dieran Omalizumab. Al llegar me dijeron que no se podía porque sólo la usaban en pacientes “piloto”. Me volvi y me volvieron volvieron a hacer pruebas de alergias pero por la sangre y de ahí salió mi mayor problema. Tengo una alergia de nivel 6 al ácaro.

Ahora estoy bien. Sólo estoy tomando un antibiótico, ya que de tanto que me rascaba mis pies se estaban infectando, pero ya tengo todo bajo control. No tengo heridas y me siento feliz. Solo dejé de comer lo que me hace daño y pienso de la mejor manera posible. Si dejo que la dermatitis me afecte emocionalmente, se reflejara en la piel y ya no puedo perder más tiempo estando mal. En resumen esta ha sido toda mi historia con la dermatitis durante 6-7 años. Mi bendición disfrazada de maldición.

[Exclusivo para el blog] [Adaptación del original] [Puede que el autor no conteste a los comentarios]

4 pensamientos en “Testimonio #4

  1. Por favor quisiera que me comentes si es que recuerdas el nombre de las pruebas en sangre para sugerirle al doctor a mi hijo se las hicieron las tipicas pero sailio muy general al polvo… acaros y plantas claro que las vacunas fue lo peor que optamos y en el se le desencadeno todo…. pero como dicen todos son un mundo a parte…. y lo peor que tomo ese montelukast que casi lo mata ni siquiera comia porque se quejaba con dolores del estomago
    Gracias espero que me puedas ayudar…

  2. Hola, no recuerdo el nombre =/ pero en sangre son mas especificas, porque te dicen en que nivel se tiene la alergia y en cutáneas solo se fijan en el tamaño de la ronchita que se hace en caso de tener alergia… Coméntale a un alergologo o inmunologo, aunque no sepas el nombre en si =)…Yo del montelukast nunca me di cuenta de los efectos, quizás por los demás medicamentos o porque no me hizo nada… =/

  3. Waoowww hermosa realmente TE ADMIRO!! y me dejas sin palabras … Realmente que decirte si sos demasiado, te quiero mucho si y doy gracias a Dios por averme permitido conocerte.

Los comentarios están cerrados.