Itopik “Línea infantil para pieles atópicas” de Idoki

En esta ocasión he probado la nueva línea de Idoki para pieles atópicas “Itopik”. La verdad es que el nombre me parece muy gracioso y acertado. Se trata del Gel emoliente sin jabón, el bálsamo corporal emoliente y el Bálsamo calmante para brote atópico, unos nombres bastante largos e incómodos de recordar (todavía tengo que parar a mirar el título para saber qué hace cada uno). Bueno, esta vez en lugar de escribir para qué es cada uno, os linqueo la página principal de Itopik y a continuación paso directamente a describir mis sensaciones.

Enlace a la página oficial.

El Gel emoliente sin jabón lo he usado solamente en manos. Me ha gustado bastante. Desde su fuerte olor que penetra hasta dentro de los pulmones hasta cómo me deja las manos después. Todavía no lo tengo claro, pero tengo la impresión de que no necesito tanto hidratarme después de usarlo, es decir, que podría ser que al no llevar jabón no sea tan agresivo y no me deje la piel tan necesitada de una hidratación. Eso me ha gustado mucho. Limpia bien y como digo el olor me ha conquistado y ya lo tengo puesto para que lo use el que quiera que entre al baño a lavarse las manos.

Por otro lado, tenemos el Bálsamo corporal emoliente, la “crema hidratante”. Cumple con su función, pero no me acaba de convencer en algunos puntos del proceso mismo de hidratación, que para mí es bastante complejo porque en él intervienen muchas sensaciones personales, como cómo se desliza la crema y tus manos con ella, textura, espesura (cómo se extiende), el aroma, el tacto al cabo de un rato, la permanencia de la crema y cómo permanece, la sensación tras un lavado, si puedes trabajar con ella aplicada y no suda la mano, y muchos otros detalles. En favor debo decir que no me da picor ni me resalta la piel. Además también  la nutre, pero no deja de ser una función complementaria a la principal que es hidratar. Al contrario que con el gel, esta vez el aroma no me agrada porque me recuerda al olor de la plastilina (aunque no tiene nada que ver).

Por último, el Bálsamo calmante para brote atópico. Indicado para calmar el prurito y la irritación. Lo que no me gusta de este es que se presenta para el brote atópico, pero este puede ser todo un “problemón” y eso difiere mucho de picor e irritación. Un error aplicando la crema inadecuada en una espalda llena de brote, es un verdadero problema, puede ser fatal (me ha sucedido varias veces). Además, el brote puede ser muy severo y cada uno lo puede experimentar de una forma distinta. A mí personalmente me hubiera parecido más acertado llamarlo “Bálsamo calmante para eccema atópico” porque no da lugar a errores ni deja lugar a dudas (el eccema incluye la irritación y el picor y además muchos eccemas pueden formar un problemón, el brote). Yo no tengo brotes, pero me lo he aplicado en alguna zona con picor y lo que he sentido es que en un primer momento me reducía el picor (dándome como una sensación de calor) pero este permanecía de fondo. Me hubiera gustado que además de reducir el picor y la rojez hidratara como el Bálsamo corporal emoliente. Sin embargo, sí que comparte su aroma.

Un apunte del Bálsamo corporal de brote atópico: “el nombre es complicado de poner a estos productos, ya que como están dados de alta como cosmético, no puedes indicar que tratan o curan determinadas afecciones, por ejemplo el eczema. Y en cuanto a los ingredientes, el regaliz es el principal ingrediente por la acción que debe tener el producto, pero luego también está enriquecido con Omega 6 y 9 para hidratar.”

En general, estoy contento con la línea Itopik, especialmente con el Gel emoliente sin jabón, pero me falta algo para tirarme de cabeza a la piscina con el resto. Como siempre digo, tus sensaciones pueden diferir de las mías, porque cada uno tenemos un tipo de piel distinta y unos gustos diferentes. Aunque sea para piel atópicas, también estas son diferentes unas de otras. Te animo a que sigas buscando tu camino hacia la crema ideal.