Consejos para la ducha (3)

La hidratación. (Os recomiendo leer los temas de la crema hidratante.) Cogemos un pelín de crema y nos hidratamos aquellas zonas que sintamos especialmente incómodas, con tirantez, no necesariamente nos tiene que picar, es simplemente que te quites la incomodidades que puedas sentir. El resto de hidratación “sobra”. Esto es porque debes dejar que tus heridas se sequen un poco, para que se vayan cerrando. No te digo que no te hidrates, sino que te recomiendo que lo hagas sólo en las zonas que de verdad sientas que lo necesites. El error sería coger y hidratarse el cuerpo entero por que sí, por costumbre o porque te lo han dicho. La correcta hidratación es vital. Por último, te recomiendo que primero te pongas el pijama y después vayas zona por zona puntualmente a hidratar (este orden es más importante de lo que parece). En mi caso, solamente me hidrato un poco las manos y la cara, y aun si no lo hiciera podría soportar la tirantez que en otros tiempos era mucho más acusada. Cuanto más mejoraba de la piel, cuanto más disfrutaba con el agua y menos sufría con la ducha, menos cuidados y menos vigilancia he tenido que poner en ellal, en todos los aspectos, hasta hacer vida como cualquier otra persona. Ten ánimo y no desfallezcas porque al principio todo se te haga duro.

Finalizando la ducha. Una vez secada/o, te has puesto el pijama, te has ido a tu habitación y te has hidratado algunas zonas, como las manos, la cara y los pliegues de las piernas. Ahora puedes cortarte las uñas o afeitarte, aprovechando que todo estará más blando; pero no debes hacerlo si no te apetece o si todavía es una costumbre que te da repelús. Entonces déjalo para un rato más tarde, mejor que para mañana. Como veis, estoy hablando de que te duhes tranquilamente, sin prisa, preferiblemente cuando vayas a permanecer en casa. No te recomiendo que te duches y salgas de casa, lo que conlleva a ponerte ropa de calle. La ducha es un rato confidente, personal, tranquilo, apacible. Escoge un día de familia, un domingo, que puedas permanecer en casa, al menos durante 1 o 2 horas. Se me olvidaba comentar que también me he dado alcohol tras la ducha, a veces, si he considerado que tenía alguna zona que más que molestar de tirantez, me escocía o me dolía.

Duchandose fuera. No recomiendo ducharse fuera de casa hasta tener la enfermedad controlada, porque el proceso requiere de materiales, libertad, seguridad y sobretodo, de una intimidad muy especial.