Eccemas entre los dedos

Tanto en los pies como en las manos, a veces salen eccemas entre los dedos que se agravan unos con otros por el hecho de estar cerca, frotándose constantemente unos con otros como resultado de las acciones más cotidianas, como es el escribir. Yo he estado prácticamente toda mi vida académica sintiéndo molestia al escribir, pero era algo sorportable, a veces más y a veces menos. A veces también me salía en el lateral y claro, es inevitable apoyar la mano y si el lateral supuraba el papel se manchaba y había que escribir con cuidado, era un rollo.

Basta con que no hagamos nada para que un dedo con otro se junte y juntos empiecen a sudar entre medias,  dando pie al típico escozor, irritación y todo se agrava unos con otros. Si se para a tiempo es muy fácil de evitar que vaya más, pero una vez va a más cuesta bastante remediarlo. Para atajar el asunto, hay que estar constantemente pendiente de problema, es decir, tratar de mantener los dedos separados y no sudar, por supuesto no rascarse y evitar tareas que impliquen todos esos movimientos que nos van a perjudicar las manos, o si son inevitables como el escribir, haciéndolas con el mayor cuidado posible y si es necesario haciendo mini pausas.

Una actividad que se deja hacer muy bien es teclear el ordenador o jugar a un videojuego con mandos, así que por ello y por otros muchos motivos (como el estar distraído, olvidándonos del picor y ocupados sin poder rascarnos) no sería raro que cualquiera encontrase estas ocupaciones muy interesantes para librarse del yugo de esta enfermedad.