Mala dieta

El día que volvía de la playa me pegué una mala, pero mala cena de verdad. Claro que la disfruté, el problema es que en lugar de romper las reglas un poco, lo hice a lo grande, de otra forma se podría haber quedado en una cena inadecuada más, sin más consecuencias. Como no fue así, aquella noche dormí regular, me desperté a las 5 y media y me picaban bastante las manos. Además, seguía soñando y con picor, y era difícil salir del sueño, hacer una parada y decir, “estás aquí, estás bien, relájate un momento que se te pase el picor y empieza desde cero, vuélvete a dormir”. Gracias a ese control me recuperé rápidamente y no me hice daño, pero no siempre tuve esa capacidad, sino hasta hace unos pocos años, y me la dio el sufrimiento.

Os voy a contar cómo fue la cena. Me metí 3 trozos de pizza; si todo se quedara ahí y lo acompaño con agua podría tener pase (aunque la pizza no sea recomendable), pero sólo con una dermatitis controlada. Pero es que además de que me bebí una fanta de naranja casi entera (error total) y vino, también me tragué un yogur cargado hasta arriba de miel, y otra vez miel (que ya iba sobradísimo de azúcar con la pizza y la fanta), y para rematar, un helado pequeño de estos de palo de vainilla y chocolate, una bomba total. Esa noche tenía azúcar en sangre para un día entero. Para el final del día también hay que tener en cuenta lo que has comido durante el resto, y aunque creo que comí bien, por la mañana me zampé media napolitana de chocolate. Nada, que por lo visto tenía un día rebelde.

En resumen, sólo con la pizza, y 2 trozos no 3, agua y un yogur (con un pelín de miel como mucho) ya estaría rozando el límite de lo que podía haber tomado esa noche, con la piel bien. Todo el resto que comí fueron directos a fastidiarme la piel y el sueño esa noche, porque aun siendo al medio día lo hubiera gastado, pero como me fui a la cama y ahí no se trabaja, no necesité usar muchas cosas de las que comí, y eso trae problemas, que se representan con el picor, intranquilidad, energía que sobra…

De todas formas, no nos engañemos, aun teniendo cierto control, una pizza, agua y yogur se alejan mucho de la cena idónea, que hubiera sido algo de verdura, arroz y un poco de carne o mejor pescado; es un ejemplo. La moraleja para mí es que nunca merece la pena romper las reglas de la dieta sacrificando mi bienestar (por eso no lo hago nunca, o como veis, casi nunca), y además es muy difícil romperlas sin llegar a sacrificarlo, ya que requiere mucho control y conocimiento de ti mismo y de tus límites, sabiendo que estan sujetos a muchas circunstancias. ¿Y con una dermatitis descontrolada? Ni pensarlo. La alimentación puede influir mucho en la dermatitis.

7 pensamientos en “Mala dieta

  1. es dificil no tentarce con tantas cosa ricas y q nos caen mal ami el otro dia hice lo mismo muy similar y llegue a casi no dormir por el picor y yo la tengo bastante descontrolada me brote todo pero estuve comiendo sano y me brote mal no podia parar de rascarme y lastimarme cambie de dermatologo estoy en el hospital de clinicas de bsas argentina me dijieron q los corticoides nolos puedo dejar de golpe porque producen un efecto rebote baje la dosis y me dieron otros remedios y analisis de sangre completos y de parasitosis porque puedeq haya parasitos y este relacionada con la D.A nos vemos y te mantendre informado qDIOS te bendiga mucho!

  2. Hay que tener mucho cuidado. Yo pasé una noche “solamente” regular, donde apenas llegué a rascarme, por eso las consecuencias difieren mucho de errar estando controlado que no lo estando. Madre mía, que yo esto lo hacía hace unos años con lo mal que estaba, ¡y no me extraña!

    Si para que no te de rebote tienes que dejarlos poco a poco (son orales) hazlo pero pensando en no volver a ellos. A mí también me dijeron que si los dejaba de golpe me daría rebote, y empecé a seguir la reducción de la dosis de mala gana, pero sabes qué, estaba tan harto de los corticoides que lo dejé del todo, y me supo tan a gloria que no me dio ningún rebote, sino que junto con medidas que tomé (que día a día intento contar en el blog), fui en una mejoría sin descensos.

  3. Chicos, vaya que tenemos que resistirnos la mayoría de las veces a las tentaciones de los alimentos que nos saben más ricos. Yo les cuento que lo que a mí me cae fatal incluso estando controlada es el refresco, tomar un medio vaso de coca cola me provoca rojeces y picor en la cara y cuello 😦 Pero debido a esa incomodidad, no bebo ni una gota desde hace mucho tiempo…
    Sobre el rebote de los corticoides, hace pocas semanas pasé por uno espantoso y esque me los recetaron tomados cuando no era tan necesario; cambié de dermatólogo y con todo y lo mal que estaba, él decidió usar solamente el corticoide tópico mezclado con una pasta preparada, un antihistamínico y fomentos de agua y harina de soya, todo ello me ha hecho mejorar mucho, pero llevo apenas 3 semanas con esto y ya veremos que pasa cuando termine todo el tratamiento. Me he dado cuenta que la dieta es super importante para lograr el control de la DA, eso y el estado emocional.
    Saludos desde México, que tengan muy buen día!
    Dermahéroe, muchas felicidades por el blog y el proyecto de la tienda, yo ya voté jeje.

    • ¡Hola Sandy, bienvenida!
      Tienes toda la razón, todos los refrescos tipo coca-cola, fanta y esas cosas sientan mal (si quieres puedes mirar las tablas de la parte de alimentación donde hablo más sobre ello), tienen una burrada de azúcar…creo que era que por una lata de coca-cola hay 8 sobres de azúcar.

      La verdad es que sí, la alimentación es clave y luego los hábitos diarios y el estado emocional, ya que ya puedes comer perfecto que como uno se estrese o discuta le viene el picor, por eso tenemos que ser siempre super tranquilos.

      ¡Gracias por tu apoyo en el proyecto!

  4. yo los admiro mucho!! veo como hijo tan pequeño se resiste a tantas cosas y que a veces tambien sucumbimos a la tentacion pero esa misma fortaleza es la mas amo y admiro de mi hijo… todo mi respeto y consideracion hacia todos ustedes

  5. Realmente, también es una cuestión muy difícil de sobrellevar como madre. Mi hija lo padece desde bebita, (ahora tiene 13 años) y todavía enfrenta ataques eventuales de dermatitis atópica. Comparto que la buena alimentación es muy importante, ella es alergica a los colorantes, por lo que tratamos de que en casa no se consuman mucho. Ahora también echaremos mano de estas dietas que ustedes nos aconsejan.
    Muchas gracias por sus consejos y testimonios, recientemente hemos descubierto este blog y nos será de gran ayuda de ahora en adelante. Bendiciones a todos!!

  6. Todas las madres que afrontan los problemas JUNTO con sus hijos, como es este, se merecen el cielo. Ellas sufren incluso más, por eso nosotros los afectados debemos esforzarnos en estar bien y sino en aparentarlo. Los padres también, pero es que las madres “son las madres”.

    Gracias. Espero que tu hija mejore y que controle cada vez mejor e incluso impedir, la llegada de los ataques eventuales de dermatitis.

Los comentarios están cerrados.