Consejos para limarse las uñas

Limarse las uñas con limas de estas que venden es una atrocidad. No sé a vosotros, pero eso a mí me daba un repelús e incomodidad horrorosos, que apenas lo pude hacer un par de veces. Luego, en la búsqueda de una forma alternativa de limarme las uñas descubrí que el papel lo hacía, y además increíblemente bien.

Simplemente lo que tienes que hacer es cortarte bien cortadas las uñas de las dos manos lo primero. Después coges una mano y dedo por dedo o todas a la vez las pones contra el papel y empiezas a moverte de lado a lado como si quisieras rallar el papel. De hecho, lo estás rallando y en ese proceso en que lo desgastas también se desgastan tus uñas, y así se liman. Puedes orientar una uñas también hacia arriba o hacia abajo incluso para un limado personalizado y mejor. Te puedes tirar el rato que quieras para dejártelas perfectas: yo en unos cinco minutos acabo todas.

Últimos consejos, que podéis usar un lado del folio para cada mano y que tengáis cuidado cuando lo hagáis, porque si movéis las uñas muy rápido podrías quemaros la carne de la uña que no está dura.