Rozaduras en la playa

Con el roce de la arena y del agua salada es muy fácil desarrollar impertinentes rozaduras que aparecen como por arte de magia. A mí el bañador me suele raspar en las inglés. Supongo que también depende del bañador y del rato que estés expuesto. Yo uso uno corto y parece que el final este año me ha causado roces, que se pueden sobrellevar, pero pensaré en mirar otros el año que viene, aunque me da la impresión (lo digo porque mi cerebro no lo recuerdo al 100%) de que me sucede todos los años lo mismo lleve lo que lleve. Encima, para las chicas la complicación es doble por el uso del bikini. Quizá para los chicos sería mejor uno de calzoncillo, pero hay que estar dispuesto a marcar…

Como digo, en mi caso, conforme he andado con cuidado y me he ido secando se me ha ido pasando, y cuando me he duchado en casa con agua dulce se me ha pasado del todo (bueno, me ducho antes en la ducha pública de la playa con lo que se me va del todo antes). No es que sea muy grave, pero molesta, hay irritación y un día tras otro acaba haciendo herida. Además, estando mal de por sí por los eccemas, pues nada de esto que podría ser evitable ayuda.

Luego están las sandalias, más de lo mismo. Pienso que el truco es aparte de que sean lo más cómodas posible, pues no pegarse super andadas y no llevarlas todo el día. El sudor y el calor son factores que agravarán y facilitarán la aparición de estas rozaduras. Recordad que las rozaduras son evitables y que si aparecen se pueden frenar cambiando las cosas que estamos haciendo.