Agua salada de mar

Toda la vida, meterme en el agua salada ha sido un suplicio. Cuando preguntaba a mis padres que por qué escocía me respondía que era que “me estaba curando”, pero nunca era así. Y además siempre me ponía peor en la playa. Entonces, ¿qué estaba pasando? ¿por qué no dejaba de hacer algo por lo que tanto sufría si para mí era una mentira? Tantos veranos de escozor no han valido la pena. Meterse al agua era una tortura, para mí peor que ponerse alcohol en una herida. El escozor de agua salada perduraba durante decenas de minutos y me dejaba echo polvo, me hacía estar inmóvil dentro del agua y no querer más que tenderme y permanecer quieto cuando salía, como me hubieran destrozado tanto por dentro como por fuera, sin poder disfrutar tranquilamente de lo que tenía alrededor. Cada movimiento era un gran esfuerzo. Y tanto que odiaba el mar, si era símbolo de dolor.

Conforme pasaron los años, he vivido distintas experiencias en el mar, pasando por épocas horrorosamente malas y las últimas por fin, tranquilamente. Cuantas menos heridas, mejor. Por eso, una vez que estas fueron en descenso, poco a poco comenzaba a abstraerme del problema y a disfrutar de mi alrededor. Aun hoy, la mínima herida que tenga me hace recordar que siempre debo estar en guardia.

3 pensamientos en “Agua salada de mar

  1. vaya desde luego queda claro que la dermatitis en cada persona es un mundo!!! a mi el agua de mar + tomar el sol siempre me ha ido bien, es cierto que me escocia pero siempre me ayudaba a soportarlo el pensar todos los minerales que tiene el el agua de mar y ademas me encanta chapotear y jugar en el agua!

  2. Quizá hacía cosas peores que lo que me ayudaba el mar, y no es que me sentara mal, sino que la mejoría no podía hacerse visible, hay tantas circunstancias…

  3. a mi la playa y el sol me va muy bien lo que pasa es que ahora no aguanto tanto rato al sol (me estoy haciendo mayor) tambien es un circulo vicioso te metes en el agua- te escuece -te pones nervioso-mas te escuece.yo recuerdo de ir a la playa y meterme en el agua y salir chillando y corriendo y mi madre y mi padre soplandome en las rodillas o dandome aire para que se me pasara el escozor pero luego notaba que ese salitre me mejoraba un monton. Enhorabuena por la pagina esta muy bien.

Los comentarios están cerrados.