El control de la gula (2)

Además de los casos que vimos en la primera parte de este temas, podemos encontrar tres más, sencillos, que a lo tonto nos pueden llevar a romper las reglas de la dieta y con ello a empeorar nuestra dermatitis.

Comer por costumbres y hábitos. Estamos acostumbrados a comer algo cuando vemos una película, cuando vamos al cine (unas palomitas, unas patatas), cuando vamos al campo y nos cansamos bastante y llevamos cosas variadas para todos y puede no importarnos tanto. Se trata de este tipo de situaciones, que son muy cotidianas. Lo que ocurre en estos casos es que la comida acompaña y favorece la actividad y por eso nos vemos empujados de buena gana a ello.

Comer por emociones. Por pasar momentos de dificultades, de bajones (“no hay fuerza para luchar”), pero también por estar pletóricos, de celebraciones (“un día es un día”) . Se trata de situaciones en las que nuestro juicio se puede ver nublado por las emociones, no sólo en estos dos casos y entonces rompemos la reglas sin pensar detenidamente.

Comer por adaptación a lugares y personas. Nos vemos en cualquier evento o celebración y nos adaptamos a lo que nos sirven u ofrecen, que si es gratis pues todavía con más motivo. Sumada o paralelamente podemos vernos influenciados o condicionados por los demás, por no hacer un feo, compromisos, y con esto nos volvemos a cargar las reglas.

2 pensamientos en “El control de la gula (2)

  1. Hola Javier!

    Llevo 2 semanas de tratamiento tras hacerme el test Alcat (a ver si os cuento bien otro rato y cuando lleve más tiempo, que de momento aún es pronto para notar mejoras), y me siento muy identificado con todo eso que dices ahora que me toca ‘no comer’ ciertas cosas.

    Para la gente que no tiene enfermedades crónicas es tan sencillo ‘comer’ que hasta que no sales de ello no te das cuenta de lo que cuesta. Lo cierto es que en casa no me cuesta tanto. De hecho, puedo comer maíz y viendo una peli me tomo mi bol de palomitas tan feliz y no me influye para nada en la dermatitis.

    Pero con lo que lo estoy notando más es al salir de casa y con los dulces, puesto que no puedo comer azúcar (aparte de que el azúcar, como bien has dicho muchas veces aquí, no es nada bueno en exceso para nosotros). Yo soy muy de dulce, y me cuesta la vida!!

    Me ha quitado el trigo y la leche de vaca, así que el pan fuera (eso sí que me cuesta, que soy panadero por naturaleza… pero no he probado el pan en estas 2 semanas). Y me ha salido intolerancia al aceite de oliva (entre otras cosas), ya ves tú, con lo sano que es. Sobre todo lo noto en ensaladas, porque el aceite de oliva da mucho más sabor. Pero el de girasol, aunque obviamente es de peor calidad, no es de por sí ‘malo’ para la salud, para nada. De hecho, todos los aceites en cuanto los fríes son igual de perjudiciales. A lo que voy es que cuesta. Y no te hablo de cosas dramáticas, sino de las cosas pequeñas como por ejemplo cambiar el aceite.

    Lo más interesante de todo el tratamiento es que estamos fortaleciendo el intestino, y el trigo por ejemplo daña mucho el intestino, pero lo comemos mucho. Además, beber mucho agua como tú muchas veces has recomendado (mínimo 1,5 litros), para depurar.

    Es curioso porque muchas enfermedades de piel están relacionadas con problemas intestinales, y yo en concreto siempre he tenido problemas de sensibilidad del colon.

    En fin, otro día me alargo más, ya os iré contando. Pero sí, cuesta mucho llevar la contraria en la comida, pero lo importante es mantener siempre la sonrisa, agradecer la comida antes de rechazarla y tener fuerza de voluntad (y venirse comido de casa, que ayudará a no tener tanto hambre jejejj). Y si alguien pregunta, pues se le explica con toda la naturalidad del mundo.

    Saludos y ánimo!

  2. Sin la leche y el trigo tienes que estar notando ya la mejora. Claro que el aceite de girasol no es malo, lo que pasa es que como dices, el aceite de oliva es el que tiene el punto de fusión más alto y por eso para freir es el menos perjudicial. Todo es cuestión de informarse, y en internet eso lo puedes hacer rápidamente y con mucha fiabilidad, porque quien te impide comparar 5 páginas distintas, que se hace en 5 minutos.
    Sí que es mucho más obstaculizado el poder seguir nuestra dieta fuera de casa, y encima tienes que combatir con “el que opina la gente”, que mucha gente todavía está unos cuantos siglos atrás y no ven ni entienden más que lo que tienen delante o les ocurre a ello. Pero bueno, hay de todo, y por eso aprendemos a lidiar con todo lo que nos encontramos desde que tenemos la enfermedad.

    Te noto mucho más fuerte Javier. Estoy muy contento por eso. Vuelve pronto a contarnos tus nuevos avances.

Los comentarios están cerrados.