La preocupación de nuestros mayores

Mis abuelos siempre se han preocupado mucho por mi y por mi piel. Se han pasado mi infancia pidiendo porque “esto” se me quitara y que la tuvieran ellos pero que yo me curase. Siempre sufriendo por mi. Todos lo han hecho. Esa es una de las razones por las que decidí que mi problema no podía continuar así. No quería ver sufrir a más gente por mi culpa.

Hoy día mis abuelos me siguen preguntando si no hay una cura que me quite eso, porque me la ven en las manos. Me preguntan que si me echo crema y que si no se me cura así. Entonces intento explicarles, aunque acabo resumiéndoselo en “no, no hay cura, pero estoy mucho mejor que antes”. Sin embargo, es curioso, pero no acaban de quedarse tranquilos. No acaban de quedarse del todo convencidos, a pesar de que lo ven con sus propios ojos.

De todas formas, pienso que es normal, porque son nuestros mayores, los que a pesar de sus propios problemas de salud, se han preocupado y seguirán haciéndolo porque la vida de los nietos sea lo mejor posible, ya que la de sus hijos se da ya por resuelta (lamentablemente la crisis de hoy día ha cambiado mucho las cosas…), así que suelen tener ese sentir especial por los nietos. En mi familia como en otras muchas, ayudaron a mis padres a criarme cuando ellos pasaban sus momentos más difícil, y eso sentí las bases de los fuertes lazos que hoy día mantenemos.

Estoy contento por su preocupación, pero lamento que les haya causado tantos problemas y que todavía puedan seguir pensando que tengo un “problema”, y eso en algún momento les haya recordar lo que pasé y les haga sufrir aunque sea un poco.

5 pensamientos en “La preocupación de nuestros mayores

  1. Te felicito por tener una familia que te quiere y te apoya como tu dices no es fácil por otro lado ay algunas veces que nuestras mismas familias no comprenden esta enfermedad que ay periodos en que por el ambiente o stress o la comida o el calor o un montón de cosas nos afectan y nos falta apoyo de su parte ay que tratar de enseñarles a cerca de esta enfermedad para que traten de entendernos cuidate y gracias por compartir con nosotros.

    • La verdad es que sí, tengo mucha suerte. Todas las familias deberían ser el apoyo incondicional de sus hijos, por naturaleza. Pero claro, el mundo es muy diverso, y todo está condicionado por las circunstancias en que nos toca nacer, la sociedad, la economía, y directamente los padres y nuestro entorno…que no todos los caminos están disponibles para todo el mundo, ni para superar una enfermedad ni para otras muchas cosas. Sin embargo, no puedo quedarme sin contar las cosas buenas que me han sucedido, ya que cualquier instrumento puede ser vehículo de la esperanza.

      • Como dije anteriormente te felicito eres una motivacion para todos los que padecemos esta enfermedad yo llevo ya 8 meses que me dio y si ay momentos en los cuales solo quisiera volver a ser como antes ponerme cualquier ropa y no tener ninguna preocupación de que comer o de estar siempre con crema pero me parezco un poquito a ti y siempre lucho me informo y no me doy por vencido pero sobre todo guardo la calma porque si me estreso se que no me conviene pero e estado mejorando y mejorando y mi Piel se vuelve poco a poco mas resistente y ay dias en los que vuelvo a ser como era y eso me alegra y me da fuerzas par seguir haciendo todo lo que antes hacia te doy gracias por siempre tomarte el tiempo para contestarme

  2. Hola! comprendo perfectamente la preocupación de tus abuelos porque es la misma que yo siento respecto a mi hija que tiene dermatitis atópica desde pequeña.
    Ha seguido manteniendo la enfermedad hasta ahora que tiene 22 años, pero lleva bastante tiempo con brotes,continuos picores, hinchazón, que no le permiten estudiar ni llevar la vida normal de una chica de su edad.Ya no sé a quién ni a qué recurrir, una opción como tú comentas sería probar con la dieta también he pensado en la homeopatía…Estos días ha empezado con la cortisona una vez más, pero es una opción que no me gusta por sus consecuencias.

Los comentarios están cerrados.