Más consejos sobre el afeitado

El itinerario. Lo dijimos de pasada, pero es importantísimo diseñar un itinerario completo y lógico: de arriba abajo, laterales, simétricamente, hazlo como sea pero que te acuerdes y que te ahorre tiempo y esfuerzo. Yo primero paso por el bigote, bajo por los laterales de la boca, sigo por la barbilla, sigo bajando hasta el cuello, retorno a la cara por los laterales siguientes los laterales contiguos a la boca (el lateral de la cara vaya), sigo extendiendome hacia fuera de la cara por las patillas y por último repaso algún lateral-cuello que devido a los desniveles me haya podido dejar. Hago todo instintivamente y “puntos débiles”, pero si me he podido dejar algo lo hago en el repaso final.

La ducha. Dependiendo de ti puede ser favorable aprovechar la ducha para hacer el afeitado después, porque la barba está más blanda.

El sentido del corte. De abajo a arriba me afeita mejor pero me deja más resentido, en cambio de arriba a abajo me afeito casi igual de bien pero sin daños, por lo que estoy totalmente convencido de que para mí es mejor así. Averigua el sentido que mejor te va.