Romper la dieta y rectificar

Este artículo es para todo, pero va enfocado sobre todo a aquellos que tienen la dermatitis bajo control (que con vuestro esfuerzo cada vez sóis más). Pongamos que tienes la dermatitis bastante controlada, al 90%. Sabes qué es lo que puedes comer y lo que no, y sueles seguir esta dieta con cierta rutina, seguridad, continuidad, pero te empiezas a dar pequeños caprichos, de estos que rompen las reglas de la dieta, pero cuyo impacto negativo es tan pequeño que a corto plazo no empeoras apreciablemente.

Sigues rompiendo estas reglas poco a poco, aunque sin consecuencias fuera de lo esperado, y ahora incluso algún día no sólo te das un pequeño capricho, si no que te das varios que rompen descaradamente con lo que deberías hacer que la dieta te influyera positivamente. A pesar de esto, los daños siguen siendo muy pequeños, aunque ya se han hecho notar; sin embargo, la situación sigue controlada, has pasado a un 85%.

Varios días de estos, de infracciones descaradas, pueden hacer que en definitiva salgas de un estado muy bien controlado a otro notablemente peor (digamos que ya tienes alguna herida y que te pica en algún momento puntual). Has bajado a un 80%. Te encuentras en la línea justa que define que todavía tienes el tema controlado, pero casi casi empiezas a estar mal porque has dejado de gozar del placer de estar completamente bien. 

Desde este punto, todavía es muy fácil recuperarse hasta el 90% de nuevo. Tan sólo debes cortar por lo sano cualquier tipo de capricho y seguir a raja tabla o mejor la dieta que tenías. Los resultados, tanto cuando empeoraste como cuando empieces a recuperarte deberían ser visibles en alrededor de una semana.