Dermatitis: ni Controlada ni sin Controlar

Tal y como vimos hace unas semanas en unas tablas que decían frases con las que se identificaba un dermatitis controlada y una descontrolada, aquí os vengo a contar qué ocurre cuando estáis entre ese 75%-85%. Estáis en tierra de nadie, en mitad de la batalla, luchando por demostrar que estáis por encima más que por debajo de la enfermedad, y ese trecho cuesta bastante y marca una importante diferencia. Supone haber superado muchas dificultades totalmente, como para no tenerlas en cuenta nunca más; y también tener muchos conocimiento sobre ti y tu piel y cómo cuidarte.

También es un estado peligroso porque es al que se llega después de una importante mejoría, por eso puedes caer en el error de conformarte con los nuevos cambios, estar contento con lo que ves a pesar de no estar del todo bien porque comparado a como estabas antes es una maravilla. Pues bien, olvídate de eso porque puedes estar mucho mejor.

Es el momento de ser egoísta, de querer más ¡puedes tener más, puedes estar mejor! Es hora de que tomes el control definitivo de la enfermedad arreglando los pequeños detalles, investigando sobre qué te va mejor…en definitiva, controlando mucho más el por qué tu piel está así ahora, pensando en cómo conseguirte mejorar y concluyendo en qué te falta o sigues haciendo mal que te podría impedir dar un paso más. Es el momento de hacer los pequeños esfuerzos que te faltan y que marcarán la diferencia.

2 pensamientos en “Dermatitis: ni Controlada ni sin Controlar

  1. Gracias, porque ahora estamos en ese punto y este empujon nos va ha venir muy bien

    • Estupendo, mucho ánimo. Esta situación de “Tierra de nadie” bien enfocada puede ser el puente claro de paso hacia la dermatitis controlada, y de ahí a mantenerse mejorando durante el tiempo posterior (y la vida).

Los comentarios están cerrados.