Dejar o no una crema hidratante que te funciona

En este artículo os hablaba sobre qué eran los parabenos y os contaba que había descubierto que mi crema habitual hidratante contenía un par de tipos de estas sustancias conocidas como parabenos. Pues bien, probé durante unos días la ausencia total de crema y me ha resultado peor el tener zonas demasiado secas, con tirantez e incomodidad que, pienso, el daño que me puedan llegar a hacer estos parabenos. Así que por ahora no voy a cambiar de crema hidratante y voy a seguir usando esta, al menos hasta que termine bote nuevo y medio empezado.

El caso es que es muy costoso encontrar tu crema hidratante ideal (ya hablábamos sobre ello en diversos otros temas relacionados con crema hidratante que podréis encontrar en el índice), no sólo en tiempo, sino también en incertidumbre y malestar que tienes mientras buscas, porque no te sientes cuidado como debes; y económicamente, ya que “gástate un dinero y luego déjala porque no te ha ido bien”, eso es muy duro y da pena, sobre todo en los tiempos que corren.

Desde luego, en mi mente tengo el cambiarla, ya que pienso que quizá 4 años de parabenos (que es el tiempo que llevo usándola, y además mínimamente) no son demasiados como para haber sufrido muchos daños, si es que realmente he sufrido o sufriré a largo plazo algún daño. Pero el que avisa no es traidor, y prefiero la prudencia, así que no activo la alarma rojo pero si la amarilla y decido que en un tiempo cambiaré a otra crema, es decir, a un mejor hábito, que es en lo que habría que pensar para no dejar de ver caminos que nos ayuden a llevar mejor la enfermedad. Si estás bien, pero la puedes tener mejor, ¿cuando vas a decidirte a dar el siguiente paso?