¿Qué es superar la dermatitis atópica? El patito feo

Yo creo que curarse completamente de la dermatitis atópica no es posible. Pero, ¿qué es para ti “esta curado”? Para mí es haber superado la enfermedad, haber vencido el problema, ir más allá de mis posibilidades, de lo que creía y creían, mejorar mi propio ser. No me lo tienen que dar por certificado. Nada me lo indica de golpe, sino que es una valoración a lo largo del tiempo.

He superado la barrera física, eliminando la mayoría de las heridas del cuerpo, sabiendo controlar las que queden, manteniendo mi estado general siempre óptimo. En definitiva, hacer vida normal. Siempre saldrá alguna herida, algún picor, lo que sea, no pasa nada, nada puede hacer mella de nuevo. He alcanzado una solidez que no puede volver a ser derribada, un muro sujetado por miles de manos.

He superado la barrera mental, integrando esta enfermedad como parte de mí, aprendiendo a convivir con él, entendiéndolo e investigándolo para después ser convertido en un arma de superación. Aceptado a mí mismo he podido presentarme en armonía al mundo como uno.

Yo no estoy curado, no he ganado la guerra, pero gano la batalla de cada día y por eso al final, he superado a mi enemigo.

3 pensamientos en “¿Qué es superar la dermatitis atópica? El patito feo

  1. Realmente interesante tu reflexión. Yo creo que curarse de la dermatitis supone no tener brotes nunca más y no tener que estar controlando nada constantemente (dieta, tejidos, alergias, emociones, cosméticos, etc). Es decir, para mi es hacer lo que quieras como quieras sin tener que preocuparte porque vuelva la dermatitis. Como tú bien explicas en tu blog acerca de las dietas; si te saltas la dieta un dia y vuelve la dermatitis, para mi no estás curado. Pero como dices en tu post, quizás cada uno tenemos una idea diferente de lo que significa estar curado.

    • Estoy de acuerdo contigo. La cosa es que cuando has estado tan mal, tener cierto control no supone un precio grande a pagar (en mi caso), merece mucho la pena. Más difícil es al principio, sí, pero con la práctica, para mí ese control se ha hecho algo natural, forma parte de mí y no es algo en lo que pienso constamente. Simplemente sé que no puedo abusar de tal, que no me vendría bien esto otro, en el momento en que la situación me da a elegir, ya casi de forma inconsciente, aunque a veces no porque haya que hacer un esfuerzo.

      Como algunos de los hábitos que tomamos no sólo nos pueden ir bien para la dermatitis sino para la salud en general, como la dieta, pues qué decir que más motivo para acojerlo con los brazos abiertos. Por ejemplo, ayer me fui de “cena de clase” (pero sin cena jaja) y bebimos un rato en la calle. El alcohol va fatal, pero como soy consciente de ello y sé cuánto y cómo y qué debo beber para no rebasar el límite en que lo sacrificado sea mayor que lo que estoy dispuesto a sacrificar, todo va saliendo bien, porque me encargo de que el sacrificio sea lo suficientemente pequeño y controlado como para que pueda ser casi o completamente despreciable.

  2. No podía estar más de acuerdo con tu entrada Javi, pienso y siempre lo he pensado que uno no llega a curarse nunca de esto, es decir, no se vé pero está ahí detrás…

    Como dice el compañero curarse como tal (que en esto mucha gente se confunde y al leerlo por ahí empiezan a decir que si tiene solución que si bla bla) sería saltárse la dieta y no tener nunca más brote, ni eccema ni picor…y eso no va a pasar nunca, porque siempre tendremos que controlarnos y saber cual es nuestro límite si no queremos ser azotados por un buen brote.

    Es un camino largo y difícil, que cada uno se tiene que labrar, con sus costumbres, métodos, alimentos, trucos etc…y se hará un poco más llevadera, pero quitarse no se quita.

    Un saludo

Los comentarios están cerrados.