La alimentación a un nuevo nivel

Después de varios meses en serio, y menos en serio durante varios años, he alcanzado un punto en el que ni si quiera comer lo que no debo durante un par de días me empeora la piel, ni me da picor, aunque sigo teniendo algún eccema puntual o antiguo. He alcanzado un nivel de resistencia genial. Pero ahora quiero más. Voy a seguir más egoísta. Siempre hay un mejor mañana y yo lo quiero.

Durante estos últimos meses he descubierto el dulce en cosas que siempre fueron sosas y he aprendido a tomar verduras, hortalizas, frutas, pescados y otros alimentos que antes no estaban tan frecuentemente en mi dieta. Cada día disfruto más tomándolos, y eso que no he descubierto ni la punta del iceberg de lo que se puede disfrutar con estos alimentos.

A partir de ahora, no voy a saltarme la dieta ningún día, en cambio, voy a potenciar todos los alimentos que puedo comer y voy a tener una alimentación más intensa y variada.
A este punto no ha sido fácil llegar, como digo, han pasado meses y años. Por eso recomendaría ir entrenándose, para conseguir dejar de ver como un gran esfuerzo pequeñas modificaciones en la dieta, como no tomar alcohol o refrescos o embutidos, que son retos sumamente sencillos de cumplir. Con esto no quiero infravalorar los esfuerzos personales de cada uno, sino invitaros a ver las cosas desde más afuera, para que os exijáis más a vosotros mismos. Luego cuando uno lo consigue dice: “anda pues si  esto era tan sencillo, pues ahora no me cuesta tanto dejar esta otra cosas que se supone es todavía más difícil”.

No sé lo que conseguiré exactamente con estos nuevos cambios, pero estoy seguro de que sobrepasaran por mucho lo que puedo imaginar, y los beneficios se extenderán a muchos aspectos de la vida.

7 pensamientos en “La alimentación a un nuevo nivel

  1. Javier! Qué tal todo? Mira que llevo leyendo tu blog mucho tiempo, pero nunca he llegado a saber exactamente cuánto tiempo (meses, años) llevas haciendo la dieta. A mí me parecería muy interesante ver en plan esquemático (y si te acuerdas, claro…) el tiempo que has dedicado a hacer la dieta de choque desde que lo decidiste y cuánto has tardado en ver reacciones positivas. También cuántos años hace que llevas con esa dieta. Yo llevo 4 meses cuidando la dieta sin comer embutidos, apenas nada de alcohol, los dulces industriales (aunque en navidad estoy cayendo bastante…) y carnes rojas como la ternera. Pero todo el mundo me dice que es poco tiempo. También te lo pregunto por mera curiosidad 😉

    Cuídate!

    • Pues mira lo he calculado mientras me duchaba y llevo aproximadamente tres años y medio. Mi dieta ha ido siendo mejorada semana tras semana y mes tras mes desde entonces, a base de ensayo y error, experiencias e información sobre alimentación, desde qué hacía cada alimento, hasta la trofología y cómo se metabolizan los principales nutrientes. Así, ampliando poco a poco conocimientos y experiencias a la par es como he ido avanzando.

      El primer año adelgazé 12 kilos (de 66 a 54) y es cuando más cambio pegó mi dieta, que incluía básicamente todo lo super prohibido, alcohol, bollería a tutiplen y chocholate (oreos, kidners, helados a malsalva, bollicaos y un largo etc). Yo siempre he sido consciente de mí mismo semana tras semana; lo cierto es que pasaba mucho tiempo pensando en cómo superar la dermatitis, consciente e inconscientemente; es por eso que a cada paso que daba, por muy detalle que fuera, lograba darme cuenta de si mejoraba o no a la semana, y tras cada mes, y echando la vista atrás, también podía darme cuenta de la suma de esos detalles en un mejoría más importante, que tras al año había sido todo un logro.

      El segundo año engordé en torno a 4 kilos (oscilaba entre 56-58) y puesto que los cambios más obvios y fáciles de detectar en mi dieta ya habían tenido lugar, me metí de lleno a investigar por internet, la única forma de llevar la alimentación a un nuevo nivel, porque sabía que podía mejorar más. Y así fue hasta un nivel que ya pude catalogar como “he superado la dermatitis, lo tengo todo controlado”. Y es que no hay que olvidar, que no lo estoy diciendo pero está ahí, que la mejora no me vino sólo por la dieta, sino que a la par estaba haciendo lo mismo con los cuidados físicos y con lo emocional. Todo a la vez (ya lo contaré más adelante).

      El tercer año y medio hasta hoy, me he centrado en perfeccionar mi cuerpo ante la adversidad, logrando en primer lugar no romper la dieta (por eso que hasta entonces hubiera tenido que usar en ciertas ocasiones una dieta de choque, más estricta que la habitual, que es la que está posteada en el índice). Con ello conseguí no necesitarla más. Mi segundo objetivo fue hacer mi cuerpo invulnerable a, precisamente, las consecuencias de romper la dieta habitual, y eso lo he conseguido hará unos 3 meses, con lo que puedo comer cosas que antes tenía prohibidas sin las consecuencias negativas (o reduciendo mucho los daños). Como véis, estos objetivos van más allá de la mera dieta, y eso es porque también he utilizado lo que he aprendido en cuanto a cuidados físicos y emocionales, que también se han desarrollado durante este tiempo. Así, insisto en que estos tres pilares fundamentales van de la mano y que no basta estar bien sólo en uno (por lo menos en mi caso).

      Esto es un resumen. Es mucho más complejo, y debería contaros más cosas cada vez más complejas y detalladamente, pero lo haré con el tiempo. Cabe la posibilidad de que este sea mi proyecto de carrera, osea que fíjate si acabaré profundizando en los próximos 3 años.

      • Toma ya: proyecto de carrera! Pues haces muy bien. Yo con la dieta de choque llevo ya 4 meses, pero no he notado ninguna mejoría, la verdad… Aunque quizá sí podría destacar que peor no me pongo si no como lo que no tengo que comer. Voy a intentar mantenerlo más tiempo a ver…

        Como ya te he comentado otras veces, lo que me llama la atención de mi caso es que nunca he comido mal. En mi casa no faltan las verduras, las ensaladas, el pescado, el pollo, el arroz, el gusto por la fruta y las infusiones, y todo bien combinado. Si te digo la verdad, cuando veo las tablas de dietas que te curraste no puedo evitar pensar: pero si es que esto en mi caso es lo normal…! En realidad he tenido que quitar sólo el trigo y la leche de vaca (creo que llevo ya unos 7-8 meses sin tomarla más que una vez esporádica en algún café de bar que haya podido tomar o de refilón en algún producto que contenía algo de leche), y añadirle cereales como el lino. Ahora como mucha más fruta, y la disfruto muchísimo, no como apenas dulces (hasta estas navidades, que he caído…) y ninguno de los alimentos a los que me dio intolerancia en el Test Alcat que hice. Mi intestino desde luego está curado, que yo hacía tiempo que estaba fatal de la tripa. Es decir, tenía problemas para deshacerme de las toxinas, y se supone que ahora, con el intestino bien regulado y comiendo sanamente, todo debería ser ir a mejor, pero no es así… Pero habrá que echarle paciencia y ser más constante. Tengo un amigo que ha estado 8 meses con dieta y ayudado de medicación y ahora ha conseguido prescindir de ésta y mantener sólo la dieta.

        Con esto mi conclusión es que cada organismo es un mundo. Yo hay veces que de verdad no me explico qué estaré haciendo mal, pero en fin… Tengo que echarle paciencia y olvidarme un poco más del tema. Poco a poco, supongo.

        Pues nada, ya sabes: otro post con un buen análisis de esa transición en los 3 años.

        Un saludo! Y que entres bien el nuevo año 😉

  2. Mi hijo se ha desmandado mucho ene estas navidades yo pense tanto tiempo cuidandolo en la dieta al menos que ahora disfrute como niño pero dando gracias a Dios no esta con brotes conserva la comezon pero es muy tolerable y a veces me olvido de hidratarle con el aceite… crees tu que sea como algun medico me explico algo asi como acumulativo y que algun momento le venga un brote muy fuerte??

    • En mi caso la revolución hormonal hizo estragos conmigo regalándome brotes, aunque entonces probablemente sabía menos de lo que tu hijo sabe ahora, así que en cualquier caso puedes pensar que si le sucede un próximo brote lo va a llevar mejor. Está bien que le dejes disfrutar algo, el problema es que esos son pasos hacia atrás contra la dermatitis en su etapa de la vida.
      Lo que más os recomiendo sin duda es que no vuelva a pensar nunca más en brotes, o mejor, que piense en estar seguro de que no los volverá a tener.

  3. Hola Javier, ¿como influyó en la dieta el tema de la trofología? imagino que llegaste a ordenar los alimentos ingeridos de un modo y lo has llevado hasta hoy…

    • Sí. Influyó genialmente. Diestiones más tranquilas, menos aires, mejores heces…y el sentimiento de ver que notas que tiene sentido, que tienes un orden mentalmente estructurado. Al final todos los tips que intento dar contribuyen a potenciar el control que tienes sobre tu alimentación, a mejorar tu “inteligencia” a la hora de tratar con los alimentos, y eso te reporta diferentes sentimientos positivos, más allá de lo físico.

Los comentarios están cerrados.