Control de la ropa (II) – Ropa de calle

Prendas largas: partes de arriba (especialmente camisetas) de manga larga, como norma general prohibidas, tanto en invierno como en verano. El problema es que te hacen sudar en los pliegues de los brazos y en las muñecas. Además, algunas telas son más sólidas y cerradas, agobian más y no dejan a la piel transpirar como debe. En cuanto a pantalones largos, es una recomendación evitarlos cuando sea posible, sobretodo en verano.

Por último, (la excepción) hay una parte de arriba de manga larga que se salva por su tipo de tela: se trata de los jerseys que encontramos en Green Coast o Springfield (por ejemplo, en el caso de chico). Esta tela da muy buen resultado: no es ceñida, es fina pero abriga (y por lo tanto se puede combinar con otras capas, como camiseta inteior y/o camisa) y deja transpirar la piel. Además, como estás “trabajando” con varias capas de prendas, te puedes quitar cualquiera en caso de pasar calor. Para chico se trata de una verdadera panacea. Para chicas recomiendo que la busquéis para que sepáis de qué tipo de tela hablo y la toméis como referencia para las vuestras (igual que en el caso de la camiseta interior de Abanderado).

Pies: en calzado de calle ninguna indicación en especial más allá del sentido común, que nos dice que sean cómodas y dejen al pie transpirar o que no empeores posibles heridas. En las zapatillas de casa, máximo confort igual que con el pijama. En cuanto a calcetines, de nuevo como con el pijama y es una recomendación llevarlos cortos en verano.

Accesorios: si hablamos de anillos, pulseras, collares o relojes (o del estilo) probablemente más de una/o sepa que llevarlos mucho tiempo, especialmente en verano, crea sudor (luego irritación) y al final uno llega a la conclusión clara de que es mejor no llevar nada encima de la piel. En cuanto a gafas, gorros, pañuelos, calentadores, batas o bufandas (o del estilo) se pueden llevar, pero cuanto más tiempo peor. Por lo que, puede ser que con una bufanda te sientas cómoda/o sólo durante la primera media hora y luego te empiece a escocer, picar (sensación de ardor o cualquier otra incomodidad). Este es lo que suele ocurrir con todo aquello que nos cubre la piel demasiado tiempo.

La cama: sábanas, fundas, edredones, colchas, mantas y cualquier otra cosa de la cama. Máxima suavidad y confort, como con el pijama (es incluso todavía más importante).

Abrigos: comprar al gusto (cazadoras, chaquetas, abrigos…) teniendo en cuenta la sección “exceso de ropa” (que podrá leer a continuación). Por ejemplo, sería muy útil tener uno muy ligero, uno ligero y uno para el frío de verdad. Así podrá adaptarse lo mejor posible a cada temporal y estación.

2 pensamientos en “Control de la ropa (II) – Ropa de calle

  1. Hola, tengo un bebe de 19 meses con dermatitis atópica desde que tenía un mes. Me gustaría hacerte una pregunta, pero no se donde dejarla. Solo me gustaría saber tu opinión sobre la homeopatía. Me lo estoy planteando ya desesperada, ya que la mayoría de los consejos no se pueden aplicar a los bebe. GRACIAS!

    • Hola Delia,
      Apenas conozco sobre homeopatía para adultos, así que no puedo ayudarte sobre una homeopatía aplicada a bebés, además teniendo en cuenta que el cuidado de la dermatitis en bebés es un tema que no he podido abordar porque no he experimentado (muy poco). Espero que mis hijos no la tengan, pero si ocurre, entonces sí, tenemos aquí para varios años más de historias.

      Siento no serte de más ayuda. ¿Para ti qué es la homeopatía y en qué crees o cómo crees que podrá ayudar a tu bebé?

Los comentarios están cerrados.