El picor, enfrentado por un niño y un adulto

Rascarse no tiene excusa. Es un delito. Pero no se lo puedes plantear de la misma forma a un niño que a un adulto. Con los niños hay que buscar el razonamiento, la recompensa, el “engaño”, cualquier cosa, hay que ser flexible y paciente, y sobre todo, saber más de la enfermedad que él (lo cuál, dado los medios de información de hoy en día, no es muy difícil). Claro que, la enseñanza directa de alguien con dermatitis y que se la sabe controlar comparada con la de alguien que no la tiene, no nos vamos a engañar, es diferente, y lógicamente más completa esta última. No quería pero como ya me estáis viendo venir lo digo: cualquiera de vosotros que como yo hemos conseguido superar la enfermedad, tendremos menos dificultades para criar o tratar a cualquier niño con dermatitis. Fíjate, que si pudiera ya me encantaría dedicarme profesionalmente a ayudar así a todos los niños y familias con esta enfermedad.

Por el otro lado, tenemos a los adultos. Es que rascarse siendo adultos es inconcebible. Vale está que en algún momento podamos hacerlo, pero no como cuando éramos jóvenes. La madurez de la vida misma y el sentido común nos tienen que estar guiando hacia actitudes razonables y propias de nuestra edad. Por ejemplo, a que uno que se ha roto la pierna y le duele cuando se toca no anda todo el día tocándose; claro, es que su problema no le produce la sensación de placer, pero a nosotros sí, pero la realidad es la misma. Uno no quiere agravarse un problema que ya tiene, sin embargo, nosotros lo hacemos. Plantéatelo como quieras para dejar de rascarte pero: DÉJALO YA.

6 pensamientos en “El picor, enfrentado por un niño y un adulto

  1. Hola hermoso. Dices que si pudieras te encantaria ayudar a niños y familias con esto de la dermatitis… Pues ya lo haces. Mi familia y yo estamos muy agradecidos contigo por todo tu blog. Muchas gracias por compartir.

  2. Es bien dificil dejar de rrascarme. Y lo peor es que al hacerlo se que agravo la condicion pero aveces es demaciado y en vdd mi calidad de vida es mala. Los medicamentos no me funcionan ya. Odio esta enfermdedad

    • Yeira, haces muy bien en expresarlo. No estás sóla, todos aquí hemos pasado por eso y muchos lo están pasando y también mejorando cada día. Si uno puede, pueden todos. Ánimo y sigue luchando

  3. Hola, la comezón es sin duda una de los retos más complicados que debe no sobrellevar con la DA, hace unos 10 años tuve una brote muy agresivo, iba en la universidad y el tiempo que no estaba alli me la pasaba casi desnuda pues no toleraba el roce de la ropa….recuerdo que mi madre solo me dejaba sola para ir al baño pues me daba una comezón desesperada y ella evitaba a toda costa que me rascara, a veces me daban ganas de morderla de la desesperación jajaja, solía decirle que seguro esa desesperación sentían los adictos…ahora a partir de este blog hago todo lo que puedo…concentrarme, cocinar, leer, ponerme hielo y hasta gritar con tal de no tocarme…al final el chiste es hacer que funcione…..saludos y ánimo a todos!!!

    • Muy bien Ana!! A mí mis mayores brotes me vinieron durante el bachillerato y el pesar de mi madre eran mis faltas al colegio, mi declive académico y mi comportamiento, lógicamente, afectado por semejante circunstancias. Al final juntos todos conseguimos salir del atolladero, pero no sin gran sufrimiento y sacrificio. Y no todos lo logran, por eso ánimo y a ponernos a superar las dificultades desde ya!

Los comentarios están cerrados.