Rechazo, en la pubertad y adolescencia

La dermatitis durante estas etapas nos puede joder bastante la vida, sobre todo en la escuela, así de claro. Esto es porque esa revolución de hormonas y de cambios que tenemos nos pone todo por las nubes, y la piel no es una excepción. Así que, sí, estas podrían ser las peores etapas para la dermatitis. Y su final, podría ser el comienzo de la reminiscencia de la enfermedad. O no. Cada uno somos un mundo y quién sabe cómo puedes funcionar tú.

Pero yo te estoy contando mi experiencia y precisamente así fue. La verdad es que en cuanto a sociabilización, lo peor ya había pasado. La gente en el colegio ya te conoce y sabe lo que te pasa, luego depende de ellos cómo te quieran tratar y más o menos ya sabes cómo está el panorama para ti y para tu enfermedad. El problema más grande, por ahí para los 14, 15, 16 viene con los complejos, que son una gran barrera para superar la enfermedad. En la calle, te vas a seguir encontrando el mismo problema de siempre y depende de ti el llevarlo mejor o peor. Los complejos son una estupidez, pero sólo eres capaz de superarlos cuando entiendes por qué lo son, y eso muchas veces lo tienes que ver tu sólo, no sirve lo que te digan los demás (o sí, o simplemente puede ayudar…).
Luego está el tema de que te empiezan a gustar las chicas (o chicos), otro problema más añadido, porque piensas que nadie te va a querer siendo (o estando) así. Es más de lo mismo. Aunque he dicho que necesitas entenderlo por tí mismo, eso no quita que sigas necesitando un apoyo vital de los que te quieren contínuamente; aunque lo que te digan no te ayude a entender, sí que te va a ayudar a aliviar tu dolor y tus pensamientos, porque lo compartes todo.

Conforme pasan los años, 16, 17, 18… las personalidades de tus semejantes se van haciendo más nítidas, y te sigues sorprendiendo de la insolidaridad, intolerancia y crueldad de algunos, pero dejas de darle importancia y de hecho, eso te ayuda a saber “perdonar” y a usar esas vivencias para hacerte más fuerte. “Lo que no mata te hace más fuerte”.

A partir de aquí tienes el mundo anti ti para hacer lo que quieras. Como has sufrido bastante y debes estar bastante cansado, es hora de ponerse manos a la obra en serio (si todavía no lo has hecho, porque claro, nadie hemos tenido un maestro de la dermatitis que nos susurra al oído como manejar la situación en condiciones…véase que no digo que los profesionales de la salud no hagan bien su trabajo, que también podría cuestionarlo porque como en todas las profesiones siempre hay buenos y mejores, y malos, sino que me refiero a la experiencia directa de afectados, claro que ahora con internet, aquí estamos…).