La importancia del ayuno o desayuno ligero

En mi caso, me he dado cuenta de lo interesante que es ayunar para que el cuerpo se regenere naturalmente de sus propias dolencias o pesares. Para la dermatitis, creo firmemente que, ya que la alimentación es un factor muy influyente, el ayuno le da un respiro al organismo.

Y repito, en mi caso he podido comprobar numerosas veces como no comer una mañana, o hacer un desayuno muy ligero durante un par de días, me recuperaba a marchas forzadas el cuerpo, tanto en cuanto a pesadez como a mejora de la dermatitis.
Tengo fé en la regeneración natural de nuestro organismo, que es inteligente, y siempre está funcionando a pleno rendimiento. De vez en cuando, un respiro no le viene mal.

De todas formas yo no hago ningún ayuno premeditado (vamos a incluir los desayunos ligeros también), simplemente soy consciente de si he estado comiendo demasiado últimamente o si me está picando y de si mi organismo necesita ese respiro. El desayuno se adapta a mis circunstancias personales. Por eso, por ejemplo, a mí no me podrían preguntar que qué suelo desayunar, porque te puedo decir decenas de combinaciones y de por qué’s diferentes. Aunque no suelo tomar leche, tampoco puedo decir que no desayuno leche, porque llega un día de la semana que quiero y lo hago (pero claro, porque me lo puedo permitir y está dentro del riesgo permitido para mí).
El control de la alimentación y lo que hagas con ella relacionandola con la dermatitis, tiene mucho de “conocerse a sí mismo”.

2 pensamientos en “La importancia del ayuno o desayuno ligero

  1. Hola: Me gusta mucho que hables de comer sano, y del ayuno para que el cuerpo se regenere mas facil. He visto tus menus y me parecen interesantes, me gustaria hacer uno como referencia para los que no comemos carne. Quiero preguntarte si sabes algo del tratamiento para la dermatitis con talidomida. Un abrazo

    • Hola Celia. De una dieta vegetariana hay muchísimas cosas que podemos comer, sería cuestión de potenciarlas y de que no hubiera falta de proteína claro, ahí es donde está la dificultad. La cuestión sería que los alimentos en cuestión para suplir esa falta no fueran problemáticos (habría que investigarlo y probarlo). Por ejemplo, el tofu es un claro ejemplo de proteína para vegetarianos, que habría que ver que tal sienta a la dermatitis. Luego, alimentos como el tomate o las espinacas llevan histamana, que es mejor evitar porque “dan picor”.

      Del tratamiento de talidomida no había oído hablar y me he tenido que meter en wikipedia. Parece que se retiró del mercado en su día porque daba una enfermedad a los recién nacidos. Actualmente se sigue usando para algunas enfermedades, pero vamos, no me da muy buena espina. En cualquier caso, esa opción como otras muchas que se han planteado, sería como tirar un castillo de arena con un tanque. Con la inteligencia emocional, nutricional y física, hay bastante camino por correrer para superar la enfermedad antes que ninguna medida desesperada (a la que yo aun así personalmente, nunca llegaría…)

      Nos vemos en el nuevo blog un saludo

Los comentarios están cerrados.